martes, 29 de diciembre de 2009

Las gaviotas


Todas las tardes
se reunen las gaviotas
frente a la estación del tren:
Allí repasan sus amores.

En su libro de memorias
dos flores de sándalo:
una señala la página de los puentes,
otra la de los suicidas.

Y tambien guardan una fotografía
del mendigo que, hace tiempo, transportaba
los despojos del mercado.

Pero su pequeño corazón
-que es el de los equilibristas-
por nada suspira tanto
como por esa lluvia tonta
que casi siempre trae el viento,
que casi siempre trae el sol.

Por nada suspira tanto
como por el inacabable
(cabalé, cabalá),
continuo mudar
del cielo y de los días.



Bernardo Atxaga
.

martes, 22 de diciembre de 2009

Buenos deseos


Ya se que las cosas, a veces, no van bien.
Siempre nos falta algo o alguien, y nos duele ese agujero del corazón que,
en estas fechas sobre todo, se pone a dar gritos.
Nos asusta no tener trabajo, no tener salud, no tener compañía...
Nos asusta el paso del tiempo y la incertidumbre,
y nos duelen los recuerdos.
Pero, a pesar de todo, hoy es un día de alegría.
Sí, porque yo te escribo esto y tú puedes leerlo,
porque tenemos una casa donde vivir,
el suficiente dinero para comprar la comida de Navidad,
algunos regalos que harán sonreír
a gente que amamos,
y la salud suficiente para disfrutarlo.
Así que vamos a llenar una copa de esperanza,
de gratitud por lo que nos dieron,
de cariño por los que tenemos la suerte de que nos quieran,
y vamos a brindar por esta Navidad, otra más,
y vamos a aprovechar cada minuto
sintiéndonos cercanos y contentos,
porque yo te siento así.

Un abrazo grande, grande,
que la suerte te toque con su dedo de oro,
que consigas todo eso que ansías
y que Dios, o como quiera que tú lo llames,
te bendiga.

.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Esta nostalgia




Este sueño que vivo,
esta nostalgia con nombre y apellido,
este huracán encerrado tambaleando mis huesos,
lamentando su paso por mi sangre...
No puedo abandonar el tiempo y sus rincones,
el valle de mis días
está lleno de sombras innombrables,
voy a la soledad como alma en pena,
desacatada de todas las razones,
heroína de batallas perdidas,
de cántaros sin agua.
Me hundo en el cuerpo,
me desangro en las venas,
me bato contra el viento,
contra la piel que untada está a la mía.
Qué haré con mi castillo de fantasmas,
las estrellas fugaces que me cercan
mientras el sol deslumbra
y no puedo mirar más que su disco
-redondo y amarillo-
la estela de su oro lamiéndome las manos,
surcándome las noches,
desviviéndome,
haciéndome desastres...
Me entregaré a los huracanes
para pasar de lejos por esa luz ardiendo.
Estoy muriéndome de frío.



Gioconda Belli


.


jueves, 17 de diciembre de 2009

Bolero



Qué vanidad imaginar
que puedo darte todo, el amor y la dicha,
itinerarios, música, juguetes.
Es cierto que es así:
todo lo mío te lo doy, es cierto,
pero todo lo mío no te basta
como a mí no me basta que me des
todo lo tuyo.

Por eso no seremos nunca
la pareja perfecta, la tarjeta postal,
si no somos capaces de aceptar
que sólo en la aritmética
el dos nace del uno más el uno.

Por ahí un papelito
que solamente dice:

Siempre fuiste mi espejo,
quiero decir que para verme tenía que mirarte.



Julio Cortázar


.




viernes, 11 de diciembre de 2009

Momentos felices



Cuando llueve y reviso mis papeles, y acabo
tirando todo al fuego: poemas incompletos,
pagarés no pagados, cartas de amigos muertos,
fotografías, besos guardados en un libro,
renuncio al peso muerto de mi terco pasado,
soy fúlgido, engrandezco justo en cuanto me niego,
y así atizo las llamas, y salto la fogata,
y apenas si comprendo lo que al hacerlo siento,
¿no es la felicidad lo que me exalta?

Cuando salgo a la calle silbando alegremente
—el pitillo en los labios, el alma disponible—
y les hablo a los niños o me voy con las nubes,
mayo apunta y la brisa lo va todo ensanchando,
las muchachas estrenan sus escotes, sus brazos
desnudos y morenos, sus ojos asombrados,
y ríen ni ellas saben por qué sobreabundando,
salpican la alegría que así tiembla reciente,
¿no es la felicidad lo que se siente?

Cuando llega un amigo, la casa está vacía,
pero mi amada saca jamón, anchoas, queso,
aceitunas, percebes, dos botellas de blanco,
y yo asisto al milagro —sé que todo es fiado—,
y no quiero pensar si podremos pagarlo;
y cuando sin medida bebemos y charlamos,
y el amigo es dichoso, cree que somos dichosos,
y lo somos quizá burlando así la muerte,
¿no es la felicidad lo que trasciende?

Cuando me he despertado, permanezco tendido
con el balcón abierto. Y amanece: las aves
trinan su algarabía pagana lindamente:
y debo levantarme pero no me levanto;
y veo, boca arriba, reflejada en el techo
la ondulación del mar y el iris de su nácar,
y sigo allí tendido, y nada importa nada,
¿no aniquilo así el tiempo? ¿No me salvo del miedo?
¿No es la felicidad lo que amanece?

Cuando voy al mercado, miro los abridores
y, apretando los dientes, las redondas cerezas,
los higos rezumantes, las ciruelas caídas
del árbol de la vida, con pecado sin duda
pues que tanto me tientan. Y pregunto su precio,
regateo, consigo por fin una rebaja,
mas terminado el juego, pago el doble y es poco,
y abre la vendedora sus ojos asombrados,
¿no es la felicidad lo que allí brota?

Cuando puedo decir: el día ha terminado.
Y con el día digo su trajín, su comercio,
la busca del dinero, la lucha de los muertos.
Y cuando así cansado, manchado, llego a casa,
me siento en la penumbra y enchufo el tocadiscos,
y acuden Kachaturian, o Mozart, o Vivaldi,
y la música reina, vuelvo a sentirme limpio,
sencillamente limpio y pese a todo, indemne,
¿no es la felicidad lo que me envuelve?

Cuando tras dar mil vueltas a mis preocupaciones,
me acuerdo de un amigo, voy a verle, me dice:
«Estaba justamente pensando en ir a verte».
Y hablamos largamente, no de mis sinsabores,
pues él, aunque quisiera, no podría ayudarme,
sino de cómo van las cosas en Jordania,
de un libro de Neruda, de su sastre, del viento,
y al marcharme me siento consolado y tranquilo,
¿no es la felicidad lo que me vence?

Abrir nuestras ventanas; sentir el aire nuevo;
pasar por un camino que huele a madreselvas;
beber con un amigo; charlar o bien callarse;
sentir que el sentimiento de los otros es nuestro;
mirarme en unos ojos que nos miran sin mancha,
¿no es esto ser feliz pese a la muerte?
Vencido y traicionado, ver casi con cinismo
que no pueden quitarme nada más y que aún vivo,
¿no es la felicidad que no se vende?

Gabriel Celaya

jueves, 10 de diciembre de 2009

No hemos ganado

Me acaba de decir mi hijo que su blog no ha sido el más votado. El ganador ha sido "Pardillos" http://www.perdidos-comic.blogspot.com/
Enhorabuena!
A todos vosotros, amigos y amigas del Elixir, muchas gracias. Sois la caña, que lo sepáis.

.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Caminan por la playa


Bajo el cielo estrellado caminan por la playa
como si no existiera mas ley que la sonrisa.
El mar los acaricia, su cómplice mirada
los aleja de un mundo que no les pertenece.
Pasean por la playa, y esa playa infinita
es un hogar sin tiempo ni nubes de tormenta.
Se conocen apenas, se miran, se detienen,
se miden uno al otro desde el fondo del alma
y todas las estrellas se asoman a sus ojos,
de yerbabuena y menta se les llenan las manos
y la voz se les quiebra en un hondo suspiro
y la luna los cubre con su manto de plata.

.

martes, 1 de diciembre de 2009

Diciembre


Si un día rompo a cantar,
todo cantará conmigo.

Esta mudez de los campos
se rasgará con mi grito.

Las nubes vagan sin prisa
desnudándome el camino.

¡Qué desolado horizonte
en este mes de los fríos!

Hay un revuelo de escarcha
sobre los jóvenes pinos.

Diciembre levanta un cáliz
de pájaros en exilio.

Yo dormida, voy soñando
dulces lares encendidos…



Susana March

sábado, 28 de noviembre de 2009

Me preguntas como...




Me preguntas cómo me volví loco. Ocurrió así: Un día, mucho antes de que nacieran los dioses, desperté de un profundo sueño y descubrí que se habían robado todas mis máscaras, las siete máscaras que había modelado y usado en siete vidas.

Huí sin máscara por las atestadas calles gritando: "¡Ladrones! ¡Ladrones! ¡Malditos ladrones!".

Hombres y mujeres se reían de mí, y algunos corrieron a sus casas temerosos de mí.

Y cuando llegué a la plaza del mercado, un muchacho de pie sobre el techo de una casa, gritó: "¡Es un loco!".

Alcé la vista para mirarlo y por primera vez el sol besó mi rostro desnudo. Por primera vez el sol besó mi rostro desnudo, y mi alma se inflamó de amor por el sol y ya no deseé más mis mascaras. Como en éxtasis grité: "¡Benditos, benditos sean los ladrones que me han robado mis máscaras!"

Así fue cómo me volví loco.



Khalil Gibran

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Geografía humana



Mirad mi continente contenido
brazos, piernas y tronco inmesurado,
pequeños son mis pies, chicas mis manos,
hondos mis ojos, bastante bien mis senos.
Tengo un lago debajo de la frente,
a veces se desborda y por las cuencas,
donde se bañan las niñas de mis ojos,
cuando el llanto me llega hasta las piernas
y mis volcanes tiemblan en la danza.
Por el norte limito con la duda,
por el este limito con el otro,
por el oeste Corazón Abierto
y por el sur con tierra castellana.
Dentro del continente hay contenido,
los estados unidos de mi cuerpo,
el estado de pena por la noche,
el estado de risa por el alma
-estado de soltera todo el día-.
Al mediodía tengo terremotos
si el viento de una carta no me llega,
el fuego se enfurece y va y me arrasa
las cosechas de trigo de mi pecho.
El bosque de mis pelos mal peinados
se eriza cuando el río de la sangre
recorre el continente,
y por no haber pecado me perdona.
El mar que me rodea es muy variable,
se llama Mar Mayor o Mar de Gente
a veces me sacude los costados,
a veces me acaricia suavemente;
depende de las brisas o del tiempo,
del ciclo o del ciclón, tal vez depende,
el caso es que mi caso es ser la isla
llamada a sumergirse o sumergerse
en las aguas del océano humano
conocido por vulgo vulgarmente.
Acabo mi lección de geografía.
Mirad mi contenido continente.


Gloria Fuertes


.



sábado, 21 de noviembre de 2009

Me ayudáis?


Voy a abusar un poco de vuestra amabilidad para pediros un favor. Mi hijo es dibujante y su trabajo ha sido nominado en el XII Salón del Cómic de Madrid en la categoría de Mejor Cómic On-line. Os voy a poner el link de su blog para q podáis ver lo q hace: http://www.lafraguadelenano.blogspot.com/.
Y, si os gusta, podéis votar por "La fragua del enano" aquí:
http://www.expocomic.com/contenidos/expocomic2009/expocomic2009_premios.htm .
Gracias por vuestra atención y vuestro interés. Esto es importante para él, así q es importante para mí.
.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Frágil


Hoy que soy tan frágil como una burbuja,
hoy que me han robado cada primavera,
hoy que tengo el alma rasgada y abierta
hoy que se me llenan los ojos de lluvia,
hoy que solo quiero dormirme en la playa
y despertar tarde, muy tarde, muy tarde....

Hoy que algo se ha roto en trozos pequeños
Y llevo un abrigo pesado de pena,
hoy que necesito quererte y quererme
y quebrar mi pozo de oscuro silencio,
bésame despacio mi corazón roto,
bésame los ojos quemados de escarcha,
abrázame fuerte, guárdame en tu pecho,
que tengo la boca seca de alegría
y no puedo sola derrotar al miedo.


.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Haikus


16


Lejos un trino.
El ruiseñor no sabe
que te consuela.

17


La vieja mano
sigue trazando versos
para el olvido.



Jorge Luis Borges
.

sábado, 14 de noviembre de 2009

Autobio






La alegría de mi alma
no debió de gustar a mi cuerpo
que empezó a dolerme
y tuve que interrumpir las miradas.

Así como otras veces
la alegría de mi cuerpo
no debió de gustar a mi alma
(bailé, recité, canté, disfruté, disfrutaron conmigo),
y no debió de parecerle bien a mi alma,
ya que al volver a casa
me puse malísima de tristeza.


Gloria Fuertes


.



miércoles, 11 de noviembre de 2009

Palabras


"Si de vez en cuando encontramos páginas que explotan, páginas que hieren y estigmatizan, que arrancan gemidos y lágrimas y maldiciones, sabed que proceden de un hombre arrinconado, un hombre al que las únicas defensas que le quedan son sus palabras y sus palabras son siempre más resistentes que el peso yacente y aplastante del mundo, más resistentes que todos los potros y ruedas de tormento que los cobardes inventan para machacar el milagro de la personalidad. Si algún hombre se atreviera alguna vez a expresar todo lo que lleva en el corazón, a consignar lo que es realmente experiencia, lo que es verdaderamente su verdad, creo que entonces el mundo se haría añicos, que volaría en pedazos, y ningún dios, ningún accidente, ninguna voluntad podría volver a juntar los trozos, los átomos, los elementos indestructibles que han intervenido en la construcción del mundo."


Henry Miller (Trópico de Cancer)

viernes, 6 de noviembre de 2009

Where is my man


Nunca te tengo tanto como cuando te busco
sabiendo de antemano que no puedo encontrarte.
Sólo entonces consiento estar enamorada.
Sólo entonces me pierdo en la esmaltada jungla
de coches o tiovivos, cafés abarrotados,
lunas de escaparates, laberintos de parques
o de espejos, pues corro tras de todo
lo que se te parece.
De continuo te acecho.
El alquitrán derrite su azabache,
es la calle movible taracea
de camisas y niquis, sus colores comparo
con el azul celeste o el verde malaquita
que por tu pecho yo desabrochaba.
Deliciosa congoja si creo reconocerte
me hace desfallecer: toda mi piel nombrándote,
toda mi piel alerta, pendiente de mis ojos.
Indaga mi pupila, todo atisbo comprueba,
todo indicio que me conduzca a ti,
que te introduzca al ámbito donde sólo tu imagen
prevalece y te coincida y funda,
te acerque, te inaugure y para siempre estés.


Ana Rossetti

.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Escultura líquida





Si todo terminara aquí, si todo se cerrara,
de golpe, como un cepo, no lo lamentaría.
Suena una hebilla en la otra hebilla
encima de la colcha.
Luego, los cuerpos de tormenta, el suyo
que es un ciclón de seda, el mío
que es un tronco volcado
y esa intersección de memoria y olvido,
de afirmación y nada, de posesión y fuga,
de planos sobre planos sobre planos.



Luis Muñoz


.

martes, 3 de noviembre de 2009

Diego




Hoy no me puedo quitar tu nombre de la cabeza.
Ni del corazón.
Amigos:
No, afortunadamente, no es una pérdida. Es sólo q hoy es su cumple y mi abrazo fué telefónico, porq vivimos en diferentes sitios. El pastor creció y ahora es un hombre. Desde q me desperté muy temprano esta mañana, las cinco letras de su nombre son dueñas de mis recuerdos; hoy no es martes: es Diego.
Gracias por vuestros comentarios y esa atención q me hace sentir tan bien, aunq esté lejos de mi hijo el día de su cumpleaños. Y perdonadme, no quería preocuparos ni poneros tristes.
Un abrazo y un beso para cada uno de vosotros.
.

lunes, 2 de noviembre de 2009

¿Por qué escribe usted?





Porque el fantasma porque ayer porque hoy
porque mañana porque sí porque no
Porque el principio porque la bestia porque el fin
porque la bomba porque el medio porque el jardín
Porque góngora porque la tierra porque el sol
porque san juan porque la luna porque rimbaud
Porque el claro porque la sangre porque el papel
porque la carne porque la tinta porque la piel
Porque la noche porque me odio porque la luz
porque el infierno porque el cielo porque tú
Porque casi porque nada porque sed
porque el amor porque el grito porque no sé
Porque la muerte porque apenas porque más
porque algún día porque todos porque quizás.


Oscar Hahn
Y tú, por qué escribes?
.

domingo, 1 de noviembre de 2009

Lupe


Trabajaba en la Guerrero, a pocas calles de la casa de Julián y tenía 17 años y había perdido un hijo. El recuerdo la hacía llorar en aquel cuarto del hotel Trébol, espacioso y oscuro, con baño y bidet, el sitio ideal para vivir durante algunos años. El sitio ideal para escribir un libro de memorias apócrifas o un ramillete de poemas de terror.
Lupe era delgada y tenía las piernas largas y manchadas como los leopardos. La primera vez ni siquiera tuve una erección: tampoco esperaba tener una erección. Lupe habló de su vida y de lo que para ella era la felicidad. Al cabo de una semana nos volvimos a ver. La encontré en una esquina junto a otras putitas adolescentes, apoyada en los guardabarros de un viejo Cadillac. Creo que nos alegramos de vernos. A partir de entonces Lupe empezó a contarme cosas de su vida, a veces llorando, a veces cogiendo, casi siempre desnudos en la cama, mirando el cielorraso tomados de la mano. Su hijo nació enfermo y Lupe prometió a la Virgen que dejaría el oficio si su bebé se curaba. Mantuvo la promesa un mes o dos y luego tuvo que volver. Poco después su hijo murió y Lupe decía que la culpa era suya por no cumplir con la Virgen. La Virgen se llevó al angelito por una promesa no sostenida. Ya no sabía qué decirle. Me gustaban los niños, seguro, pero aún faltaban muchos años para que supiera lo que era tener un hijo. Así que me quedaba callado y pensaba en lo extraño que resultaba el silencio de aquel hotel. O tenía las paredes muy gruesas o éramos los únicos ocupantes o los demás no abrían la boca ni para gemir. Era tan fácil manejar a Lupe y sentirte hombre y sentirte desgraciado. Era fácil acompasarla a tu ritmo y era fácil escucharla referir las últimas películas de terror que había visto en el cine Bucareli. Sus piernas de leopardo se anudaban en mi cintura y hundía su cabeza en mi pecho buscando mis pezones o el latido de mi corazón. Eso es lo que quiero chuparte, me dijo una noche. ¿Qué, Lupe? El corazón.

"Lupe"
Roberto Bolaño
.

viernes, 30 de octubre de 2009

No quiero que se cierren mis ojos esta noche


No quiero que se cierren mis ojos esta noche.
No quiero que me cubra el sueño con su manto,
ni caer al vacío que roba la memoria.
Detrás de mi ventana hay un reino de sombras
y desliza por todo sus mil dedos helados.
Portones atrancados, cerrados los postigos,
para que no me toque el hálito de muerte
que siembra cada noche el monte y las callejas
de cuerpecillos rotos, abiertos, destrozados.
No he oído los gritos que otros han escuchado,
no he sentido en mi puerta los golpes de la aldaba
ni me ha rozado el velo de ése ser espantoso.
Pero sé que está afuera, se arrastra por las sombras,
desgarra corazones, destruye la ternura,
bebe sangre de niños, va diezmando el ganado
y ha cubierto de miedo mi pueblo y mi morada.
Dicen que se presenta detrás de la penumbra
y con sus pasos sordos acecha al indefenso,
no lo ven cuando ataca niñitos en sus cunas
ni cuando en los rebaños consuma su matanza.
Por eso yo no quiero dormirme en ésta noche,
porque dormida olvido y tengo que acordarme
qué les pasó a mis manos, por qué mis uñas rotas,
dónde y por qué mis piernas se cubren de arañazos;
por qué despierto al alba, aterida de frío
con el pelo revuelto y los pies embarrados.
Y de quién, santo cielo, será toda esta sangre
que me mancha la ropa, las manos y la boca,
por qué tengo en los dientes este sabor extraño,
por qué cada mañana me siento tan cansada
y de dónde han salido, de quién son, madre santa,
los corazones frescos, aún casi palpitantes,
que encuentro al despertarme debajo de mi cama.




.

jueves, 29 de octubre de 2009

Annabel Lee

miércoles, 28 de octubre de 2009

El ángel y el vampiro


Pasé la vida entre vampiros y ángeles,
libando con paciencia los unos mi energía,
los otros trasvolando mis días más sentidos.
Todos los trances de luz fueron suyos:
al ángel los del cuerpo, los del alma al vampiro.
Al sol como en la sombra estuve ciego
y en el tránsito hacia el cenit, perdido.
Confundí las alas blancas con las capas negras.
Gusté, besando al ángel, los labios del vampiro.
Siempre acudí a la cita con lo eterno.
Cada vez que llamó, me encontraba.
Unas veces hermoso y otras veces oscuro,
el timbre de su voz me subyugaba,
la miel de su sonrisa me encendía,
y bailábamos juntos, el ángel o el vampiro
y yo que nunca supe muy bien con quién bailaba.


Leopoldo Alas
.

martes, 27 de octubre de 2009

No leerás esto


Sé q no leerás esto. No por nada especial, sino porq parece q vengamos de dos planetas lejanos y las cosas q me interesan, q me apasionan, no te dicen nada. Somos tan distintos q es un extraño fenómeno esto de q vivamos juntos. No nos importan las mismas cosas, no le damos relevancia a lo mismo, tenemos gustos dispares en casi todo. No sé q química o física nos mueve y nos provoca este gusto por estar uno al lado del otro, esta alegría q tenemos siendo dos. Hemos formado una familia, sin formarla, y sin documentos ni nudos caminamos a la par. Yo, con la mirada fija en el horizonte, seguramente. Tu, mirándome a hurtadillas, q me doy cuenta. Así estamos, así seguimos, porq queremos. Porq nos queremos. No hay más, y eso ya es mucho. Cumples otro año y sigo contigo. En lo fundamental, estamos de acuerdo.


.

lunes, 26 de octubre de 2009

No soy bueno


A veces fantaseo con la idea de que soy una persona sociable, de que tengo muchos amigos, en todas las partes del mundo, con los que intercambio una correspondencia intensa. Imagino que no me da pereza telefonear a Fulano e invitarle a comer, para estrechar lazos. Invento que la comida resulta apasionante, que no me vengo abajo en el segundo plato, que no estoy deseando volver a casa, con mis libros, mi ordenador, mis cuadernos, mi soledad, mi rabia, mi odio, mi frustración, mi desasosiego, mi gin tonic de media tarde, mi aturdimiento nocturno... Imagino también que soy feliz con lo que la vida me ha dado, que no envidio a nadie, imagino que me gusta la música y que puedo pasar la tarde entera tumbado en el sofá, escuchando una ópera (o dos, ignoro cuánto duran). Imagino que ordeno mis libros por orden alfabético (o por cualquier otro, qué más da) y que encuentro siempre el que busco (por lo general, doy con el que no busco).
Pero no nos desviemos de la sociabilidad. No aburrirse en la compañía de los otros, no preguntarse qué hago yo aquí, Dios mío, no renegar de tus congéneres y por lo tanto ser bueno, ser una buena persona, no en el sentido idiota de la palabra, sino en un sentido que quizá no se haya descubierto todavía. Quizá para ser bueno haya que ser un poco malo. Lo ignoro porque no soy bueno, quizá tampoco malo, pues los malos son también, en el fondo, un poco buenos. Y decir la verdad siempre, siempre, siempre, y no sólo los domingos y fiestas de guardar. Decir la verdad, ahora, sería inviable porque tengo pensamientos horribles acerca de los demás (aunque también acerca de mí mismo).
Por lo general, estas fantasías bondadosas me atacan en el metro, rodeado de gente que, como yo, cree saber adónde va por esos túneles de Dios. El otro día, un hombre sentado junto a mí (un ecuatoriano, creo) me preguntó si aquella línea era la de Callao. Iba justo en la dirección contraria y se lo dije. El hombre dudó unos segundos y al final exclamó: "¡Y qué más da!". Me sobrecogió aquella indiferencia que tomé por un rasgo de sabiduría, incluso de heroísmo. Al día siguiente, bajé de nuevo al metro e intenté viajar sin saber adónde, pero no me salió. Y es que no soy bueno, coño, no soy bueno.




Juan José Millás
.

domingo, 25 de octubre de 2009

Lo malo es que se olvida



Lo malo es que se olvida y un puñado
de tiempo se nos marcha hacia la nada.
Lo peor del olvido es el que en cada
cosa que fue vivimos de prestado.
¿Alguna vez leeremos del pasado

su página feliz como borrada?
¿Nuestra memoria ya desmemoriada,
sólo andará sobre lo desandado?
Lo peor del olvido es lo que olvida.

Que tanto ayer, eterno y de por vida,
se marche por la calle en que ha venido.
Porque será... Más tarde o más temprano

se nos irá el recuerdo de la mano
a deshacer su rostro en el olvido.


Angel García López
.

sábado, 24 de octubre de 2009

Desasosiego


No creo en voz alta en la felicidad de los animales, sino cuando me apetece hablar de ella como marco de un sentimiento que es la suposición derivada. Para ser feliz es necesario saber que se es feliz. No hay felicidad en dormir sin sueños, sino solamente en despertarse sabiendo que se ha dormido sin sueños. La felicidad está fuera de la felicidad. No hay felicidad sino con conocimiento. Pero el conocimiento de la felicidad es infeliz; porque saberse feliz es conocerse pasando por la felicidad, y teniendo, en seguida, que dejarla atrás. Saber es matar, en la felicidad como en todo. No saber, sin embargo, es no existir. Sólo el absoluto de Hegel ha conseguido, en las páginas, ser dos cosas al mismo tiempo. El no-ser y el ser no se funden y confunden en las sensaciones y razones de la vida: se excluyen, mediante una síntesis al revés. ¿Qué hacer? Aislar el momento como una cosa y ser feliz ahora, en el momento en que se siente la felicidad, sin pensar más que en lo que se siente, excluyendo lo demás, excluyéndolo todo. Enjaular al pensamiento en la sensación, (...) la clara sonrisa maternal de la tierra plena, el esplendor cerrado de las tinieblas altas, (...) Es ésta mi creencia, esta tarde. Mañana por la mañana no será ésta, porque mañana por la mañana seré ya otro. ¿Qué creyente seré mañana? No lo sé, porque sería preciso estar allí para saberlo. Ni el Dios eterno en el que hoy creo la sabrá mañana ni hoy, porque hoy soy yo y mañana quizás ya no haya existido él nunca.



Libro del desasosiego (Fragmento IV)
Fernando Pessoa

.

viernes, 23 de octubre de 2009

No te fíes del poeta


No te fíes del poeta.
No puede ver bien la vida
porque tiene la mirada
llena de lluvia y arena.
No sabrá decirte la hora
porque se para en el tiempo
como el gorrión en la rama.
No te dará un buen consejo
quizás tan sólo te abrace
ahogándose en su ternura.
No te fíes del poeta
porque nunca es razonable
va con el corazón roto
dejando un rastro en la calle.
No te fíes del poeta.
Te hará llorar o reír.
Te reflejará su espejo.
No, no te fíes de mí.


.

jueves, 22 de octubre de 2009

Premio Alma con Arte





El blog Agrupación Homo Iberus http://a-homoiberus.blogspot.com/ me da una sorpresa enorme al otorgarme este Premio. Yo debo responder a un meme y nominar a otros blogs, q también, a su vez, publicarán el premio en su blog, contestarán el meme y propondrán a otros... En fin, q voy a ello.



_EN QUÉ ANIMAL TE REENCARNARÍAS? Mariposa

_ALGO SIN LO QUE NO PUEDES ESTAR? Sin respirar

_QUÉ ES LO QUE MÁS APRECIAS DE UNA PERSONA? La honestidad

_SUELO VESTIR DE COLOR? Todos, pero más de negro

_TRES PALABRAS QUE ME DEFINAN? Cabezota, sensible, sincera

_UN LUGAR AL QUE VIAJARÍAS? Mallorca, iría siempre

_TU CITA FAVORITA, DE LIBRO O PELÍCULA? "Lo esencial es invisible a los ojos"

_ALGO QUE QUIERAS HACER? Aprender a estar en paz

_MI MAYOR MONOSIDAD? (Me aclaran q esta palabra viene de mono, significa hacer cosas graciosas, simpáticas... lo supe después del post) No sé... hago unos patucos de lana muy majicos.

..................................................................................................................................


Los Siete blogs de la Sabiduría:

Carmensabes Poesía y Arte http://carmensabespoesiayarte.blogspot.com/
Imágenes y Palabras http://imagenes-palabras.blogspot.com/
La tierra de los árboles http://goathemala.blogspot.com/
Oyeme con los ojos http://vozruda.blogspot.com/
...Uno de tantos... http://1detantos.blogspot.com/
Coach Paco Bailac http://pacobailacoach.blogspot.com/
Adolfo Payes - Poemas http://apayess.blogspot.com/


Los Siete blogs de la Juventud:

My Grumpy Blog
http://mygrumpyclub.blogspot.com/
El tiempo acostándose en mi boca
http://www.karlapreciadomendoza.blogspot.com/
Marcella y su vestido a rayas
http://vestidoarayas.blogspot.com/
S. y sus Pecados
http://pecadosss.blogspot.com/
No tengo porqué
http://notengoporque.blogspot.com/
Paseo por Petardylandia
http://petardylandia.blogspot.com/
Laberinto de Abril
http://laberintodeabril.blogspot.com/


Que conste q ha sido muy difícil... Muchas gracias otra vez y enhorabuena a los premiados.

.

miércoles, 21 de octubre de 2009

domingo, 18 de octubre de 2009

El tiempo


Llega un momento en la vida cuando el tiempo nos alcanza. (No sé si expreso esto bien.) Quiero decir que a partir de tal edad nos vemos sujetos al tiempo y obligados a contar con él, como si alguna colérica visión con espada centelleante nos arrojara del paraíso primero, donde todo hombre ha vivido una vez libre del aguijón de la muerte. ¡Años de niñez en que el tiempo no existe! Un día, unas horas son entonces cifra de la eternidad. ¿Cuántos siglos caben en las horas de un niño?
Recuerdo aquel rincón del patio en la casa natal, yo a solas y sentado en el primer peldaño de la escalera de mármol. La vela estaba echada, sumiendo el ambiente en una fresca penumbra, y sobre la lona, por donde se filtraba tamizada la luz del mediodía, una estrella destacaba sus seis puntas de paño rojo. Subían hasta los balcones abiertos, por el hueco del patio, las hojas anchas de las latanias, de un verde oscuro y brillante, y abajo, en torno de la fuente, agrupadas, las matas floridas de adelfas y azaleas. Sonaba el agua al caer con un ritmo igual, adormecedor, y allá en el fondo del agua unos peces escarlata nadaban con inquieto movimiento, centelleando sus escamas en un relámpago de oro. Disuelta en el ambiente había una languidez que lentamente iba invadiendo mi cuerpo. Allí, en el absoluto silencio estival, subrayado por el rumor del agua, los ojos abiertos a una clara penumbra que realzaba la vida misteriosa de las cosas, he visto cómo las horas quedaban inmóviles, suspensas en el aire, tal la nube que oculta un dios, puras y aéreas, sin pasar.


Luis Cernuda


.

sábado, 17 de octubre de 2009

Acción de Gracias (II)


Por el tiempo que me dieron.
Por el tiempo que aún me falta.
Por multiplicar mis hijos.
Por no perder la esperanza.
Por las heridas del cuerpo.
Por las heridas del alma.
Por este amor que me cura
las cicatrices pasadas.
Porque contemplo mi vida
y no bajo la mirada.
Por buscar siempre respuestas.
Por, a veces, no encontrarlas.
Por la luz que me arde dentro.
Porque encontraré la calma.
Porque respiro y respiran,
conmigo, los que me aman.
Por hacerme crecer tanto.
Por el mar. Por las montañas.




Hoy es mi cumpleaños.



.



viernes, 16 de octubre de 2009

Como la cigarra

Tantas veces me mataron,
tantas veces me morí,
sin embargo estoy aquí
resucitando.
Gracias doy a la desgracia
y a la mano con puñal,
porque me mató tan mal,
y seguí cantando.
Cantando al sol,
como la cigarra,
después de un año
bajo la tierra,
igual que sobreviviente
que vuelve de la guerra.
Tantas veces me borraron,
tantas desaparecí,
a mi propio entierro fui,
solo y llorando.
Hice un nudo del pañuelo,
pero me olvidé después
que no era la única vez
y seguí cantando.
Cantando al sol,
como la cigarra,
después de un año
bajo la tierra,
igual que sobreviviente
que vuelve de la guerra.
Tantas veces te mataron,
tantas resucitarás
cuántas noches pasarás
desesperando.
Y a la hora del naufragio
y a la de la oscuridad
alguien te rescatará,
para ir cantando.
Cantando al sol,
como la cigarra,
después de un año
bajo la tierra,
igual que sobreviviente
que vuelve de la guerra.


María Elena Walsh








jueves, 15 de octubre de 2009

Quizá la más querida




Me diste la intemperie,
la leve sombra de tu mano
pasando por mi cara.
Me diste el frío, la distancia,
el amargo café de medianoche
entre mesas vacías.


Julio Cortázar

martes, 13 de octubre de 2009

Memoria Genética



Cierra los ojos. Recuerda qué sentiste
cuando la tierra, poblada de tambores,
palpitaba caliente, embriagadora,
al ritmo de tu propio corazón.
Y solo había ya música y tu cuerpo
y otros cuerpos latiendo con el tuyo,
sudando, saltando, bailando como el tuyo,
expresando la caza, el triunfo, el rito,
la muerte, el deseo, la venganza...

Cierra los ojos. Recuerda qué sentiste
aquel invierno en las verdes tierras altas,
con la capa en los hombros y el tartán empapado.
La gaita gime y llora sobre tus piernas firmes
desgarrando la lluvia, lamentándose al cielo,
música de tu pueblo que ha de ser libre y lucha...

Cierra los ojos. Recuerda qué sentiste
en los días de nómada aventura,
cuando tenías el cielo como techo.
Cuando el camino era en todas direcciones,
sin más patria ni rey que tu guitarra;
madera tibia, curvada, femenina,
que respondía, mimosa, a tu caricia,
vibrando tanto que nacieron estrellas
solo para miraros a ella y a ti fundidos...


.

viernes, 9 de octubre de 2009

El juego en que andamos


Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados.
Aquí pasa, señores,
que me juego la muerte.


Juan Gelman
.

jueves, 8 de octubre de 2009

Dos seres


Este que pasa oscuro y silencioso
con trabajo y fatiga
a hombros, el hombre es, pero ¿os dais cuenta
de que tiene la llave de la vida?

Este que pasa como luz sin brillo,
como plata cubierta de ceniza
y dolor, la mujer es, pero ¿os dais cuenta
de que tiene la llave de la vida?

Sólo dos seres hay aún más hermosos
que el sol, que el mar, que la montaña erguida:
son la mujer y el hombre porque tienen
la llave de la vida.

(Oh, más hermosos, sí, pero más tristes
porque saben que tienen la llave de la vida)


Mercedes Saori

.

miércoles, 7 de octubre de 2009

Gracias, S.


Nuestra amiga S. me concede este premio tan chuli del sello con el ojo azul, desde su blog http://pecadosss.blogspot.com/.
Las instrucciones son q debo pasarlo a otros diez blogs y q cada uno de los premiados tiene q contar un secreto... ahí voy. Les ha tocado a:

1.- http://arca-mineral.blogspot.com/ Arca Mineral, peaso de artista.
2.- http://imagenes-palabras.blogspot.com/ Imágenes y Palabras, porq aprendo mucho de ti.
3.- http://alfaro-laciudadsinnombre.blogspot.com/ Alfaro, sé q no te entusiasman, pero es tuyo.
4.- http://goathemala.blogspot.com/ La Tierra de los Arboles, tan especial como Goathe.
5.- http://mygrumpyclub.blogspot.com/ Grumpy, por ser brisa fresca.
6.- http://verdadesymentirasdiarias.blogspot.com/ Frabisa, q me muestra otra imagen del mundo.
7.- http://princesasycuentos.blogspot.com/ Princesa, por tu dulce sensibilidad.
8.- http://fernannn.blogspot.com/ Planeta Fernando, nuestro periodista particular.
9.- http://lirioenelespejo.blogspot.com/ Lirio, q se busca y se encuentra por caminos de viento.

10.- http://delosnarcisos.blogspot.com/ Narciso, ese mundo mágico.


Y ahora... quién me contará un secreto?


S., muchísimas gracias, preciosa.
.

martes, 6 de octubre de 2009

Nostalgia


Un día, mientras daba mi paseo matinal escuchando la radio, el receptor cambió él solo de emisora al pasar por delante de un edificio, y no recuperó la anterior hasta que salimos de su influencia. Durante los días siguientes, sucedió la misma rareza, que yo acabé aceptando como una de tantas situaciones que carecen de explicación racional. Pero una mañana, de repente, se me ocurrió la posibilidad de que no fuera la radio la que cambiara de emisora, sino yo el que cambiara de identidad. Si los aparatos de radio sufren interferencias, ¿por qué no va a padecerlas el cerebro, que funciona también a base de impulsos eléctricos? De hecho, con más frecuencia de la deseable decimos cosas o ejecutamos actos en los que no nos reconocemos, como si el vecino de arriba, que tiene muy mal carácter, hubiera producido unas ondas excepcionalmente fuertes que quizá contaminan el nuestro. Si con el mando a distancia, que funciona a pilas, somos capaces de cambiar de canal el televisor de la casa de al lado, ¿cómo no vamos a poder con las ondas cerebrales, que son potentísimas, alterar el comportamiento de un cerebro que se encuentra a siete u ocho pasos del nuestro?

El caso es que desde entonces, cada vez que pasaba por delante del edificio donde la radio cambiaba aparentemente de emisora, me detenía unos instantes y cerraba los ojos, intentando averiguar a quién pertenecía aquella identidad que intentaba ocupar parte de la mía. Al principio me hacía gracia esa penetración de la que me sentía objeto, pero cuanto más tiempo pasaba frente al misterioso edificio, más invadido y violentado me sentía. Comenzó a darme miedo y ahora paso por la acera de enfrente, donde no se produce ninguna interferencia. Pero siempre me pregunto, no sin nostalgia, quién sería ese otro (o esa otra) cuyo encéfalo emitía en la misma onda que el mío.

Juan José Millás


.

lunes, 5 de octubre de 2009

Sin palabras.





Descanse en paz.



.

domingo, 4 de octubre de 2009

Seguir caminando


Y va a seguir caminando
aunque arrastre los pies,
aunque las rodillas
ya no le respondan como antes,
aunque sea
un poco más difícil sonreír,
porque se quiere bañar
en el resplandor de las luciérnagas.
.

sábado, 3 de octubre de 2009

Haikus


VII

Lo bello está
En buscar el amor siempre
No en hallarlo



XI

Jamás lleves tu
Corazón en la mano
Puede quebrarse.



LX

Los poetas somos
Moradores del viento
Fruta de Nieve.



XXXIV

Como la ostra
Hace una perla así yo
Escribo poesía.



XXII

Algún día seré
Sólo un recuerdo que
No podrán borrar.



XXXV

Está bien madre
Puesto que ha de ser así
Serás mi sombra.


Max Dextre


.

viernes, 2 de octubre de 2009

Olvidado Rey Gudú


Pero el viento no parecía revelarle nada: al menos nada de cuanto él esperaba conocer. Palabras, palabras hermosas se aventaban ahora, apenas recordadas. “Yo no tengo por qué entender estas voces –decidió-. Sólo entiendo el olor, el color, el sabor de cuanto palpo y me rodea. Yo soy el Rey.” Y para él, ser Rey era una condición capacitada para ordenar el canto de los mirlos, el amanecer entre las ramas del cerezo, la suave melodía que arranca el viento de la hierba. Y también la grandeza de su pueblo. Y sí; era probable que los milanos tuvieran un rey; él, desde niño, les había visto en perfecta formación, conducidos por uno solo, hacia las tierras calientes. Y le llegó otro recuerdo tan frágil, tan leve y aparentemente sin sentido en medio de la gravedad de su espera, que le estremeció: el día en que un gorrión –sí, quizá era un gorrión- alzó inesperadamente el vuelo a su lado y le asustó, como antes no le había asustado nada ni nadie.



Olvidado Rey Gudú
Ana María Matute
.

jueves, 1 de octubre de 2009

Octubre


Estaba echado yo en la tierra, enfrente
el infinito campo de Castilla,
que el otoño envolvía en la amarilla
dulzura de su claro sol poniente.

Lento, el arado, paralelamente
abría el haza oscura, y la sencilla
mano abierta dejaba la semilla
en su entraña partida honradamente.


Pensé en arrancarme el corazón y echarlo,
pleno de su sentir alto y profundo,
el ancho surco del terruño tierno,

a ver si con partirlo y con sembrarlo,
la primavera le mostraba al mundo
el árbol puro del amor eterno.


Juan Ramón Jiménez


.

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Te explico la diferencia


Puedo pasar la vida
contando los exactos lunares de tu vientre,
siguiendo en el espejo tu mirada, ahuyentando
tus fantasmas; si quieres, siéndome un poco tú.
Puedo pasar la vida.
Pero vivir, amor, es mucho más que eso;
es crecer y dormir y envejecer contigo,
reñir y bromear, y no vernos a veces,
o vernos como extraños alguna madrugada.
Es la recia costumbre que de pronto fulgura
con una hermosa lumbre de pasión y demencia.


De "Alcoba del agua"

Josefa Parra


.

lunes, 28 de septiembre de 2009

Para vosotros


"...gracias por haber venido

a abrigarme el corazón..."


(Joaquín Sabina)




Cuando he vuelto del hospital y he tenido ganicas de encender este chisme, vuestros comentarios, vuestras palabras, me han producido un calorcillo muy agradable en el alma.

La operación salió bien. El pedrolo era tan grande q no cabía por el orificio y tuvieron q abrir más , de ahí q tenga la barriga como un mapamundi. Por lo demás, bastante debilucha e inútil aún, dándole al Nolotil de vez en cuando, pero todo dentro de la normailidad.

Agradezco muchísimo todo lo q me habéis dicho: cada palabra de ánimo, cada abrazo, cada tironcillo de orejas (jo, ya sé q he sido cobarde) y cada una de las bromas (por cierto, el médico ES MUY GUAPO). De verdad q me siento muy afortunada por tener un grupo así de gente maravillosa tan cerca, de este curioso modo q es el ciberblog.

Por eso, estas flores hoy son para vosotros. Porq hay muchos modos de sanar, y la palabra es uno de los mejores. Gracias, desde el corazón.


.



jueves, 24 de septiembre de 2009

Tengo miedo


Mañana entraré en el quirófano para q me quiten la vesícula biliar, ya q tengo una piedra de tamaño considerable q me ha empezado a dar problemas. Sé q es una operación rutinaria, con laparoscopia, q no debe revestir ningún problema. Sé q es mayor el riesgo de dejarla ahí q el de pasar por el quirófano, todo eso lo sé. Pero llevo unos días nerviosa, intranquila. Esta mañana, en la oficina, me he puesto físicamente enferma y he llegado fatal a casa. No podía comer, tenía una opresión en el pecho y un enorme dolor de tripa. He llamado al médico y se lo he contado; le he dicho q me daba vergüenza ser ahora, a estas alturas, tan cobarde... Me ha respondido "no es q seas cobarde, es q una operación siempre asusta y es normal lo q sientes. Tienes en casa algún tranquilizante? Tómate ahora uno, q llevas en pie desde las cuatro de la mañana con ese miedo en la cabeza y no has descansado; si lo necesitas, otro antes de acostarte... tranquila, todo irá bien".

Entiendo a los drogadictos. Tengo el mismo miedo de antes, pero ya no me puede.


.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Comenzando el otoño


Tuvimos que encontrarnos comenzando el otoño
cuando daba mi vida su vuelta de campana
yo estaba tan perdida como un niño en el bosque
pero, desde lo lejos, su voz me rescataba.
Ahora sé que es posible inaugurar dos veces
el beso, la caricia, la pasión, la ternura,
se puede haber amado mucho y por mucho tiempo
y encontrarse de nuevo como a estrenar, tan pura.
Por eso caminamos cogidos de la mano
el uno junto al otro, camino del invierno,
y a veces nos decimos, sólo con la mirada,
la alegría infinita de, aún tarde, conocernos.


.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Ya no será...





Ya no será,
ya no viviremos juntos, no criaré a tu hijo
no coseré tu ropa, no te tendré de noche
no te besaré al irme, nunca sabrás quien fui
por qué me amaron otros.

No llegaré a saber por qué ni cómo, nunca
ni si era de verdad lo que dijiste que era,
ni quién fuiste, ni qué fui para ti
ni cómo hubiera sido vivir juntos,
querernos, esperarnos, estar.

Ya no soy más que yo para siempre y tú
ya no serás para mí más que tú.
Ya no estás en un día futuro
no sabré dónde vives, con quién
ni si te acuerdas.

No me abrazarás nunca como esa noche, nunca.
No volveré a tocarte. No te veré morir.


Idea Vilariño
.

sábado, 19 de septiembre de 2009

Aromas


Hueles a martes, dijo la chica al chico en la mesa de al lado, al tiempo que yo pedía al camarero el gin-tonic de media tarde. Me acordé de mi madre, que era capaz de averiguar si venía del colegio, de los billares o del cine con un leve movimiento de la nariz. Y nunca se equivocaba. Se puede ir a los billares, al cine o al colegio cualquier día de la semana y casi a cualquier hora, ¿pero es posible pasar la tarde de un miércoles en un martes sin que se entere nadie? La idea abría un territorio completamente nuevo para el adulterio. Nada más excitante que engañar al domingo con el lunes o al sábado con el viernes. Cómo no se me había ocurrido antes.
Pues estamos a jueves, respondió, suspicaz, el chico, como si se defendiera de una acusación de infidelidad. Estaremos a jueves, insistió ella, pero tú sigues oliendo a martes. Me pregunté si el martes habría sucedido algo especial que a ella le hubiera disgustado, pero a lo que él permaneciera enganchado por alguna razón de orden sentimental.
En esto, llegó mi gin-tonic, revolví los cubitos de hielo y di el primer sorbo, que es el mejor (si no resultara una extravagancia carísima, pediría varios gin-tonics sucesivos de los que sólo aprovecharía el primer trago). Mientras el combinado atravesaba mi garganta, produciendo una euforia ligera, pero inmediata, en las neuronas, los jóvenes se hundieron en un silencio hosco. ¿Cómo olerían los lunes?, me pregunté yo. A colonia fresca, de baño, sin duda. Me pareció en cambio que los sábados despedirían un aroma pesado, aceitoso, como esos perfumes baratos que dejan manchas en el cuello de la camisa o de la blusa. Pues tú hueles a domingo, dijo él al fin, rompiendo una situación que comenzaba a resultar difícil. ¿A un domingo cualquiera?, preguntó ella. Al domingo que sabes, no disimules, dijo él, y se echaron a reír.


Juan José Millás
(Pintura de Ernest Descals)


.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Resistir


Resistir otro día,
otra noche, otro poco,
hasta ver si se pasa
la última borrachera,
hasta que se disipen
los vapores del miedo
y tenga otra vez ganas
de ver la primavera.


.

martes, 15 de septiembre de 2009

Otoño


Ya está aquí, no nos engañemos.
Las temperaturas han bajado mucho en un par de días, los árboles empiezan a cambiar de color y los niños ya tienen cole. Yo acabo hoy mi maravillosa jornada intensiva, mañana horario partido hasta el 1 de julio del año próximo... qué pena. Durante unos días, el campo se vestirá de rojos y ocres, como si quisiera lucir sus mejores galas antes de desnudarse para el invierno. Se hará en seguida de noche, parecerá que no tenemos tiempo más que de trabajar y dormir. Y, alguna tarde soleada, aún me bañaré durante unos minutos, porque dura muy poco, en esa luz única que resalta el cielo y la ciudad; esa luz que algunos genios supieron pintar y que muchos corazones tomamos prestada para hundirnos, amodorrarnos, diluírnos en ella y con ella; ese último coletazo de verano más brillante y más hermoso que ninguno del estío, la apoteósica despedida de una estación, un ciclo, una etapa, una página más de la vida.
Me encanta el otoño.
(Foto: Lester A. García)



.

sábado, 12 de septiembre de 2009

.



Cuando parta,
dejadme ser, como la luna,
amigo del agua.



MIZUTA MASAHIDE (1656 - 1723)