lunes, 22 de mayo de 2017

...


sábado, 20 de mayo de 2017

El amenazado




Es el amor. Tendré que ocultarme o que huir. 
Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz. 
      La hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre 
      es la única. ¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio 
      de las letras, la vaga erudición, el aprendizaje de las palabras 
      que usó el áspero Norte para cantar sus mares y sus 
      espadas, la serena amistad, las galerías de la biblioteca, 
      las cosas comunes, los hábitos, el joven amor de mi madre, 
      la sombra militar de mis muertos, la noche intemporal, 
      el sabor del sueño? 
Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo. 
Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se 
      levanta a la voz del ave, ya se han oscurecido los que 
      miran por las ventanas, pero la sombra no ha traído la paz. 
Es, ya lo sé, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz, 
      la espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo. 
Es el amor con sus mitologías, con sus pequeñas magias inútiles. 
Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar. 
Ya los ejércitos me cercan, las hordas. 
(Esta habitación es irreal; ella no la ha visto.) 
El nombre de una mujer me delata. 
Me duele una mujer en todo el cuerpo.

Jorge Luis Borges

lunes, 15 de mayo de 2017

Con cuidado




Con cuidado, es con mucho cuidado.
Paso a paso. Poco a poco.
Colocando cada idea, cada proyecto,
cada sentimiento, cada esperanza.
Sin que tiemble la mano.
Sin que tiemble la voz.
Que, además, no se note que toda esta armonía
oculta una tormenta,
un color negro oscuro que palpita de miedo.
Y que no se derrumbe ni tan solo un momento
esa espigada torre
donde duerme el dragón.


Sara Royo



sábado, 13 de mayo de 2017

Vida



Ya perdoné errores casi imperdonables. 
Trate de sustituir personas insustituibles, 
de olvidar personas inolvidables.

Ya hice cosas por impulso.

Ya me decepcioné con algunas personas , 
mas también yo decepcioné a alguien

Ya abracé para proteger . 
Ya me reí cuando no podía . 
Ya hice amigos eternos. 
Ya amé y fui amado pero también fui rechazado.
Ya fui amado y no supe amar.

Ya grité y salté de felicidad. 
Ya viví de amor e hice juramentos eternos, 
pero también los he roto y muchos.

Ya lloré escuchando música y viendo fotos . 
Ya llamé sólo para escuchar una voz .

Ya me enamoré por una sonrisa. 
Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y ...

Tuve miedo de perder a alguien especial 
(y termine perdiéndolo) 
pero sobreviví 
Y todavía vivo 
No paso por la vida.

Y tú tampoco deberías sólo pasar ... 
VIVE!!!

Bueno es ir a la lucha con determinación 
abrazar la vida y vivir con pasión.

Perder con clase y vencer con osadía,
porque el mundo pertenece a quien se atreve 
y la vida es mucho más para ser insignificante. 



Charles Chaplin

viernes, 12 de mayo de 2017

Lluvia




La lluvia tiene un vago secreto de ternura,
algo de soñolencia resignada y amable,
una música humilde se despierta con ella
que hace vibrar el alma dormida del paisaje.
Es un besar azul que recibe la Tierra,
el mito primitivo que vuelve a realizarse.
El contacto ya frío de cielo y tierra viejos
con una mansedumbre de atardecer constante.
Es la aurora del fruto. La que nos trae las flores
y nos unge de espíritu santo de los mares.
La que derrama vida sobre las sementeras
y en el alma tristeza de lo que no se sabe.
La nostalgia terrible de una vida perdida,
el fatal sentimiento de haber nacido tarde,
o la ilusión inquieta de un mañana imposible
con la inquietud cercana del color de la carne.
El amor se despierta en el gris de su ritmo,
nuestro cielo interior tiene un triunfo de sangre,
pero nuestro optimismo se convierte en tristeza
al contemplar las gotas muertas en los cristales.
Y son las gotas: ojos de infinito que miran
al infinito blanco que les sirvió de madre.
Cada gota de lluvia tiembla en el cristal turbio
y le dejan divinas heridas de diamante.
Son poetas del agua que han visto y que meditan
lo que la muchedumbre de los ríos no sabe.
¡Oh lluvia silenciosa, sin tormentas ni vientos,
lluvia mansa y serena de esquila y luz suave,
lluvia buena y pacifica que eres la verdadera,
la que llorosa y triste sobre las cosas caes!
¡Oh lluvia franciscana que llevas a tus gotas
almas de fuentes claras y humildes manantiales!
Cuando sobre los campos desciendes lentamente
las rosas de mi pecho con tus sonidos abres.
El canto primitivo que dices al silencio
y la historia sonora que cuentas al ramaje
los comenta llorando mi corazón desierto
en un negro y profundo pentágrama sin clave.
Mi alma tiene tristeza de la lluvia serena,
tristeza resignada de cosa irrealizable,
tengo en el horizonte un lucero encendido
y el corazón me impide que corra a contemplarte.
¡Oh lluvia silenciosa que los árboles aman
y eres sobre el piano dulzura emocionante;
das al alma las mismas nieblas y resonancias
que pones en el alma dormida del paisaje!

Federico Garcia Lorca

jueves, 11 de mayo de 2017

Y AÚN ASÍ, ME LEVANTO





“Tú puedes escribirme en la historia
con tus amargas, torcidas mentiras,
puedes aventarme al fango
y aún así, como el polvo… me levanto.
¿Mi descaro te molesta?
¿Porqué estás ahí quieto, apesadumbrado?
Porque camino
como si fuera dueña de pozos petroleros
bombeando en la sala de mi casa…
Como lunas y como soles,
con la certeza de las mareas,
como las esperanzas brincando alto,
así… yo me levanto.
¿Me quieres ver destrozada?
cabeza agachada y ojos bajos,
hombros caídos como lágrimas,
debilitados por mi llanto desconsolado.
¿Mi arrogancia te ofende?
No lo tomes tan a pecho,
Porque yo río como si tuviera minas de oro
excavándose en el mismo patio de mi casa.
Puedes dispararme con tus palabras,
puedes herirme con tus ojos,
puedes matarme con tu odio,
y aún así, como el aire, me levanto.
¿Mi sensualidad te molesta?
¿Surge como una sorpresa
que yo baile como si tuviera diamantes
ahí, donde se encuentran mis muslos?
De las barracas de vergüenza de la historia
yo me levanto
desde el pasado enraizado en dolor
yo me levanto
soy un negro océano, amplio e inquieto,
manando
me extiendo, sobre la marea,
dejando atrás noches de temor, de terror,
me levanto,
a un amanecer maravillosamente claro,
me levanto,
brindado los regalos legados por mis ancestros.
Yo soy el sueño y la esperanza del esclavo.
Me levanto.
Me levanto.
Me levanto.”


Maya Angelou

martes, 9 de mayo de 2017



Si  se pudiera juntar cada sensación, cada pensamiento, todas las carcajadas que hemos regalado al aire, todas las penas, todas las heridas; si fuera posible hacer un ramo con la ternura, la primera sonrisa de un hijo, sus primeros pasos; si consiguiera unir sin un desgarro el cariño de los amigos y la nostalgia de los que ya no están, si el amor derrochado no fuera apenas una cicatriz, si por un momento todo lo vivido fuera leve, leve, como ala de mariposa y no un torbellino que ataca de madrugada; si pudiera fabricar con todo lo pasado un ramillete, y si fueran flores mágicas volarían alto, alto, alto, hasta el lugar mismo donde anida la esperanza, donde pocas cosas importan ya. Solo la calidez de una mirada, de una mano sobre la tuya, mientras humea delante una taza de café.



lunes, 8 de mayo de 2017

...


sábado, 6 de mayo de 2017

Expediente X

(Foto de Teresa Salvador)





Aquel día pasó algo.
Si yo hubiera creído alguna vez en algún dios habría jurado,
que fue un puto milagro.
Si hubiera sido astrónomo supongo que le hubiera puesto un nombre raro:
planeta enano K7232, por ejemplo.
Pasó que me miraste y te miré y todo lo que había alrededor
-las sillas y las mesas y los platos y los autobuses,
las grandes avenidas, las latas de refresco y las señoras
en las peluquerías o los paraguas-
suelo incluido,
desapareció.

Si hubiera sido mago...¿Y alquimia? No, tampoco. No se trataba de la tabla periódica
ni
de la fusión de dos átomos ni por supuesto, qué tontería,
de una maldición.
Sólo el olor de los naranjos, y en la miel de tus ojos,
el amor.
Joder, yo sólo pasaba por allí.

Billy MacGregor

jueves, 4 de mayo de 2017

La misma lluvia



La misma lluvia y no es la misma.
Era otra lluvia la que llenaba
de primavera todo perfume,
la que vencía la yerbabuena,
la que azotaba las tiernas rosas.
Era otra lluvia la que lavaba
cual una madre el recio olivo,
la que pintaba como de espejos
cada baldosa seca del patio.
Era otra lluvia y yo era otra.
Somos las mismas y no lo somos.
Caen los recuerdos y son de agua.
Suena la lluvia, música limpia,
como una cura del corazón.


Sara Royo

martes, 2 de mayo de 2017

Las mañanicas del mes de mayo

(Foto de Teresa Salvador)



En las mañanicas
del mes de mayo
cantan los ruiseñores.
Retumba el campo.

En las mañanicas,
como son frescas,
cubren ruiseñores
las alamedas.

Ríense las fuentes
tirando perlas
a las florecillas
que están más cerca.

Vístense las plantas
de varias sedas,
que sacar colores
poco les cuesta.

Los campos alegran
tapetes varios,
cantan los ruiseñores
retumba el campo.

Sale el mayo hermoso
con los frescos vientos
que le ha dado marzo
de céfiros bellos.

Las lluvias de abril
flores le trajeron:
púsose guirnaldas
en los rojos cabellos.

Los que eran amantes
amaron de nuevo
y los que no amaban
a buscarlo fueron.

Y luego que vieron
mañanas de mayo,
cantan los ruiseñores,
retumba el campo.

 Lope de Vega

domingo, 30 de abril de 2017

...


sábado, 29 de abril de 2017

...


miércoles, 26 de abril de 2017

Contagiarse

(Foto de Pedro Sabalete)




Contagiarse
del color, del aroma,
de la fuerza
y fundirse un poco
en la piel del otro.
Explotar a un tiempo
mientras agonizan
el miedo y su rabia.
Seguir siendo uno.
O quizás ya no.

Sara Royo

jueves, 20 de abril de 2017

...

(Foto de Pedro Sabalete)



No estarás nunca más entre mis cosas
y tú ya no serás el recuerdo dorado
de la vida que salta por las venas.
No buscaré en los días del pasado
el limpio corazón de tus tormentas.
Estarás en el último rincón de la tristeza.
Allá donde el dolor se hace desastre.
Y yo estaré tan solo, solo y solo,
persiguiendo en las sombras el reflejo
de los versos no escritos, cuando eras
el deseo de una vida que se acaba.
Estará el mundo lejos y tú misma
estarás en los barcos de la noche,
en los bares perdidos, en el frío
de todas las ciudades, en las horas
más últimas, en los amaneceres
de tabaco y de insomnio.
Cuanto tú ya no busques,
estaré como ahora en el fin de la vida.
Agarrado a la sangre que late en la nostalgia.
Soy el hombre vencido por el tiempo. Derrota.
Cuando tú ya no seas las horas que me abrazan.

Rodolfo Serrano

miércoles, 19 de abril de 2017

...


sábado, 15 de abril de 2017

...


miércoles, 12 de abril de 2017

...


martes, 11 de abril de 2017

...


domingo, 9 de abril de 2017

Asomarme




Asomarme a esos lagos redondos.
Contar sus pestañas.
Y que me mire siempre
como ahora
con tanta alegría
con esa ternura que riza los mares
con la confianza
dulce y absoluta
de que yo la amo.

Sara Royo





sábado, 8 de abril de 2017

Tristes...

(Foto de Teresa Salvador)


Tristes guerras

si no es amor la empresa.
Tristes, tristes.

Tristes armas

si no son las palabras.
Tristes, tristes.


Tristes hombres
si no mueren de amores.
Tristes, tristes.


 Miguel Hernández 

martes, 4 de abril de 2017

Axel- Celebra la Vida




Dos años ya.
Dos años que abrí las alas y volé de vuelta al nido.
No puedo hacer otra cosa que celebrar la vida.

domingo, 2 de abril de 2017

Salimos del cole


Salimos del cole bajo el sol de la tarde de esta recién estrenada primavera.
No vamos directamente hacia la esquina de la entidad bancaria, infestada de feroces cocodrilos, como es habitual. Aunque ya sabemos que diciendo las palabras mágicas (fus fus cocodrilo, vete a casa) estamos a salvo de todo. No. Hoy vamos a explorar si ya han salido de sus casas, que se llaman hor-mi-gue-ros,  los bichejos fascinantes y apresurados.
Y sí, hay hormigas por el suelo. Pocas aún. Pero suficientes como para que ella se quede embobada mirándolas. Hacemos notar que hay grandes y pequeñas, muy rápidas y más lentas. Les echa miguitas de su croissant y algunas las atrapan en su boca y siguen corriendo hacia la despensa. Mira yaya, me dice, estas llevan fruta. 
Y fruta, o algo parecido, deben ser las bolitas verdes que hay por el suelo y que las hormigas recolectan.
Pude encontrar para ella un diente de león. Lo sopló con el viento en contra y su pelo, de trigo maduro, se llenó de livianos cristalitos de nieve de seda. 
Tantas estrellas en sus ojos cuando ríen. 
Ella me da la primavera.


sábado, 1 de abril de 2017

Luna de Abril - Carlos Cano



Feliz mes de Abril.
Que os sea propicio e inolvidable.

sábado, 25 de marzo de 2017

...


jueves, 23 de marzo de 2017

Itaca

(Foto de Teresa Salvador)


Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.
Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.
Ten siempre a Itaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Itaca te enriquezca.
Itaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.
Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Itacas.

Kavafis

martes, 21 de marzo de 2017

...


lunes, 20 de marzo de 2017

VIVALDI, PRIMAVERA, ALLEGRO





Que sea primavera en vuestro corazón, sobre todo.

domingo, 19 de marzo de 2017

Mi padre


Mi padre era la tímida ternura. No necesitaba decirme lo que me quería, porque lo gritaban a voces sus ojos (esos que dicen yo tengo).
Era la única persona en el mundo con quien yo podía ver una peli de miedo, porque me sentía a salvo. Era mi caballero, mi protector, mi referente.
Solo he tocado fondo una vez en mi vida, y fué cuando mi padre me dejó. Qué soledad, que vacío...
Papá, mis ojos, esos que son como los tuyos, a veces se llenan de agua y te extrañan. Pero te sigo sintiendo cerca. Se que me sigues cuidando, como cuando era niña. 
Y yo te sigo queriendo. 
Más aún, si cabe.

sábado, 18 de marzo de 2017

...


jueves, 16 de marzo de 2017

Tan solo

martes, 14 de marzo de 2017

...


lunes, 13 de marzo de 2017

viernes, 10 de marzo de 2017

Nunca hubo nadie




Nunca hubo nadie
que me pudiera entender tanto
como para explicarme a los demás.
Que me encontrara entre la selva
que soy yo misma cuando me pierdo.
Que intentara recomponer
las soledades y los murmullos,
los gritos sordos que siempre ahogo.
Nunca hubo nadie.


Sara Royo

jueves, 9 de marzo de 2017

La balada de Boulevard man

(Foto de Teresa Salvador)



Si vinieras a mis ojos podrías nadar todos los días.
En el mar, claro. Es lo que hay en los ojos de un...
Un mar precioso con veleros tan blancos 
y gaviotas tan altas y nubes, tantas nubes.
Te asomarías por mi córnea a ver pasar
los trenes.
Sembrarías geranios. Uno en cada pestaña.
Tenderías las bragas, la ropa del trabajo, los calcetines.
Porque a veces te lloro. Y así termina tanto amor. Derramado por el suelo.

Billy MacGregor

miércoles, 8 de marzo de 2017

...


martes, 7 de marzo de 2017

Pero a estas horas






Pero a estas horas
la noche vacía,
el dolor postergado,
pechos blancos
se pronuncian
bajo mallas
de acero,
en la fragilidad,
trémula y nupcial,
de una paloma 
con sangre en las alas.

Puedo imaginar
a una mujer caminando
hacia mí,
embrutecida por el tiempo,
como esos niños grises
que pierden el candor
en la penumbra
despiadada
de los hospicios.
Los hombres no merecen
mejor suerte,
pero ningún Dios
debería consentir
que las mujeres
perdiesen su belleza,
por efímera que fuese,
pues bajo su mirada
inabarcable
el mundo sería un infierno dulce, 
la única razón
para viajar sin maletas,
para burlar el destino,
en un reino de péndulos
y cielos salvajes.
Merodeo por las calles
mi soledad,
sueño a estas horas
mi soledad,
y espero con ansiedad
de pechos blancos,
que ella me ofrezca,
desde la convulsión
de las palomas,
el esmalte sórdido
de sus labios.

Miguel Paz Cabanas

sábado, 4 de marzo de 2017

...


jueves, 2 de marzo de 2017

Niño dulce






Sigues creciendo, niño dulce.
No sabemos como será tu risa,
ni tus silencios, ni tus rabietas.
No sabemos si abrazarás
tan tiernamente como tu hermana,
ni si te chuparás el dedo,
ni si odiarás dormir solito.
Yo ya te quiero, y aún no te he visto.
Un botoncillo de primavera
que se madura para el verano.

Sara Royo

miércoles, 1 de marzo de 2017

Marzo

(Foto de Teresa Salvador)





El mes de Marzo vuelve con su luz escondida
y se deslizan peces inmensos por el cielo,
vago vapor terrestre progresa sigiloso,
una por una caen al silencio las cosas.

Por suerte en esta crisis de atmósfera errabunda
reuniste las vidas del mar con las del fuego,
el movimiento gris de la nave de invierno,
la forma que el amor imprimió a la guitarra.

Oh amor, rosa mojada por sirenas y espumas,
fuego que baila y sube la invisible escalera
y despierta en el túnel del insomnio a la sangre

para que se consuman las olas en el cielo,
olvide el mar sus bienes y leones
y caiga el mundo adentro de las redes oscuras.

Pablo Neruda

sábado, 25 de febrero de 2017

Schubert "Serenade"

viernes, 24 de febrero de 2017

jueves, 23 de febrero de 2017

Vega - Città Vuota

martes, 21 de febrero de 2017

...


domingo, 19 de febrero de 2017

Ruta 9

(Foto de Pedro Sabalete)





Podía haberse llamado no lo sé, Soledad, Patricia, Bernabé
o Calamity Jhones.
Pero era ella y se llamaba un día mi amor, y al otro
ya
no.
Y así, hasta que uno hacía plop o el otro pum o se echaban las uñas a la cara
o se jugaban
a cara o cruz la vida.
Aunque al día siguiente,
madrugaban sólo para amarse como si el mundo fuera a acabarse precisamente ahora.
Pudiere habere sido siere si no hubiere hubido tanto de tan todo,
una historia de amor
pero lo cierto,
es que era una catástrofe
de inimaginables dimensiones.
Por eso nos faltaba el aire, a veces. Esas veces.
Podría haber sido una violeta, un pájaro, el Sol.
Pero fue ella, y ni siquiera era culpa suya.


Billy MacGregor

sábado, 18 de febrero de 2017

viernes, 17 de febrero de 2017

...


jueves, 16 de febrero de 2017

...

(Foto de Teresa Salvador)

miércoles, 15 de febrero de 2017

...


martes, 14 de febrero de 2017

El poeta dice la verdad

Cupido dormido, Caravaggio




Quiero llorar mi pena y te lo digo 
para que tú me quieras y me llores 
en un anochecer de ruiseñores, 
con un puñal, con besos y contigo. 

Quiero matar al único testigo 
para el asesinato de mis flores 
y convertir mi llanto y mis sudores 
en eterno montón de duro trigo. 

Que no se acabe nunca la madeja 
del te quiero me quieres, siempre ardida 
con decrépito sol y luna vieja. 

Que lo que no me des y no te pida 
será para la muerte, que no deja 
ni sombra por la carne estremecida. 


Federico Garcia Lorca

domingo, 12 de febrero de 2017

...



Hemos vibrado a la vez. Los violines, las violas, los contrabajos, los violonchelos y alguna parte de mí, casi escondida.
Ha sido como salir y volar. Como asomarse a un acantilado en un día luminoso. Como abrir una puerta.
Algo se ha expandido, ha respirado, ha planeado como un pájaro en una corriente de aire, sin esfuerzo, solo disfrutando de sus alas abiertas.

Bendita sea la música.

jueves, 9 de febrero de 2017

...


martes, 7 de febrero de 2017

...


domingo, 5 de febrero de 2017

Danos

(Foto de Teresa Salvador)




Danos
el pan de cada día
un ramo
de amarillos crisantemos
la luz
que se derrama por el suelo
la boca
para decir que no
danos
la lluvia por la noche
y por la tarde
danos certidumbre
y una ola
de espuma entre los brazos
las manos
rebosantes de ternura
y un corazón
con los ojos cerrados
que olvide
tercamente los abismos.

Sara Royo