martes, 6 de octubre de 2009

Nostalgia


Un día, mientras daba mi paseo matinal escuchando la radio, el receptor cambió él solo de emisora al pasar por delante de un edificio, y no recuperó la anterior hasta que salimos de su influencia. Durante los días siguientes, sucedió la misma rareza, que yo acabé aceptando como una de tantas situaciones que carecen de explicación racional. Pero una mañana, de repente, se me ocurrió la posibilidad de que no fuera la radio la que cambiara de emisora, sino yo el que cambiara de identidad. Si los aparatos de radio sufren interferencias, ¿por qué no va a padecerlas el cerebro, que funciona también a base de impulsos eléctricos? De hecho, con más frecuencia de la deseable decimos cosas o ejecutamos actos en los que no nos reconocemos, como si el vecino de arriba, que tiene muy mal carácter, hubiera producido unas ondas excepcionalmente fuertes que quizá contaminan el nuestro. Si con el mando a distancia, que funciona a pilas, somos capaces de cambiar de canal el televisor de la casa de al lado, ¿cómo no vamos a poder con las ondas cerebrales, que son potentísimas, alterar el comportamiento de un cerebro que se encuentra a siete u ocho pasos del nuestro?

El caso es que desde entonces, cada vez que pasaba por delante del edificio donde la radio cambiaba aparentemente de emisora, me detenía unos instantes y cerraba los ojos, intentando averiguar a quién pertenecía aquella identidad que intentaba ocupar parte de la mía. Al principio me hacía gracia esa penetración de la que me sentía objeto, pero cuanto más tiempo pasaba frente al misterioso edificio, más invadido y violentado me sentía. Comenzó a darme miedo y ahora paso por la acera de enfrente, donde no se produce ninguna interferencia. Pero siempre me pregunto, no sin nostalgia, quién sería ese otro (o esa otra) cuyo encéfalo emitía en la misma onda que el mío.

Juan José Millás


.

22 comentarios:

  1. Es increíble, parece ciencia ficción pero a mí, me da que pensar...

    un beso, Sara

    ResponderEliminar
  2. Millás es único para exponer, es unico como articulista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Da miedo, pero ¿Quién sería esa otra persona que le suplantaba?

    Hasta el infinito y más allá

    ResponderEliminar
  4. Y a mí, Frabisa. Por eso lo puse aquí.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  5. Alfaro, a mí me encanta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Y si nadie le suplantaba? Eso da aún más miedo...
    Besicos.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta,y da miedo.
    Por cierto tengo una cosa para ti,más bien es un ojo.
    Llévatelo

    ResponderEliminar
  8. S., si es q somos muy truculentas y nos gusta lo q nos atemoriza...
    Voy pa tu casa a ver ese ojo.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  9. Hermoso.. me sentí en una escena de ciencia ficción..

    Me gustó..

    Un abrazo
    Saludos fraternos.

    ResponderEliminar
  10. Qué hermoso escribe Millás, siempre tocando puntos exactos para no dejar de leer.

    Gracias Sara!!

    ResponderEliminar
  11. Es un texto muy de Juan José Millás
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  12. Eso se llama sinergia electro-convulsiva (TEC), también conocida como electroconvulsoterapia. Es una controvertida sensacion neuronal en la cual se inducen convulsiones electricas inducidas por fuerzas electromagneticas.
    Saludos desde el Pirineo.

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Este Millás me mata!!!

    Pues no sabía yo eso de cambiarle de canal al vecino. ¡¡Qué putada para el vecino! jajaj

    PESTAÑAZAAAAAAAAAAAAA!!!!

    BRUNIBESAZO

    ResponderEliminar
  14. Realmente no es ciencia ficción...
    no os pasa que hay gente cercana a vosotros que son capaces de cambiaros de humor o de caracter solo con hablar o con hacer cualquier cosa insignificante???
    Pues eso mismo ...creo
    besitos

    ResponderEliminar
  15. Adolfo, hermoso e inquietante...
    Un besico.

    ResponderEliminar
  16. Así es, Carmen. Escribe de manera q te atrapa y te incluye en el relato.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  17. Genin, todo lo de Millás es muy Millás, me parece. Tiene un estilo único.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Dr. Mikel, hola. Ostras, me has impresonado!!!!
    Bienvenido, estás en tu casa.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  19. Bruni, corassón, q alegría verte por aquí, q tengo mono de primera dama...
    Un besazo azo.

    ResponderEliminar
  20. Anatxu, en realidad pasan cosas tan raras, las personas somos una mezcla tan explosiva de energías diversas, q no me sorprende q pasen estas cosas... aunq no las entienda.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  21. Buen texto..... nos ayuda a ver destrás de nuestro espejo.

    Un saludo

    pacobailacoach.blogspot.com

    ResponderEliminar
  22. Paco, es un texto q, desde luego, invita a pensar.
    Besicos.

    ResponderEliminar