sábado, 28 de noviembre de 2009

Me preguntas como...




Me preguntas cómo me volví loco. Ocurrió así: Un día, mucho antes de que nacieran los dioses, desperté de un profundo sueño y descubrí que se habían robado todas mis máscaras, las siete máscaras que había modelado y usado en siete vidas.

Huí sin máscara por las atestadas calles gritando: "¡Ladrones! ¡Ladrones! ¡Malditos ladrones!".

Hombres y mujeres se reían de mí, y algunos corrieron a sus casas temerosos de mí.

Y cuando llegué a la plaza del mercado, un muchacho de pie sobre el techo de una casa, gritó: "¡Es un loco!".

Alcé la vista para mirarlo y por primera vez el sol besó mi rostro desnudo. Por primera vez el sol besó mi rostro desnudo, y mi alma se inflamó de amor por el sol y ya no deseé más mis mascaras. Como en éxtasis grité: "¡Benditos, benditos sean los ladrones que me han robado mis máscaras!"

Así fue cómo me volví loco.



Khalil Gibran

44 comentarios:

  1. El rostro es la esencia de tu alma.. vista por todos..

    Perderle es volverse loco..

    Bello es leerte siempre..
    Un beso

    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    Que disfrutes de tu fin de semana...

    ResponderEliminar
  2. Afortunadamente somos muchos los que estamos un poco locos...
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  3. Máscaras para que el sol no nos descubra ante nosotros mismos.

    He visto fotos nuevas en el lateral, qué preciosas, hacía tiempo que no miraba, la del gato con el perro es fantástica, y qué tierna esa del perrito blanco mirando de frente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Paso a dejar mi huella y a verte un poco mas de cerca en cuanto a el autor sitado, guardo mi opinon.

    ResponderEliminar
  5. Enmascararse es dar la espalda a la realidad, no querer verla ni sufrir, huir del daño que puedan hacernos, falta de autoestima en algunas ocasiones, otras hacer daño sin ser descubiertos por nadie.
    Excelente post amiga.

    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  6. !Que bello cuento ...que nos invita a sacar de nosotros estas mascaras que nos aprisionan para ver toda la belleza que somos y que nos rodea...

    Quiero ser un loco!

    Un abrazo querida Sara.

    ResponderEliminar
  7. Bonita historia..es necesario quitarse las máscaras para ver la belleza y la sabiduría, pero con ello no estás estás libre de peligros.

    Me ha encantado guapa.

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Yo también soy un enamorado del día, del sol, de la vida, de la calle, etc. O sea, que imagino que seré otro loco.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  9. Me has robado el post.
    El libro "El loco" fué el primero que conocí DE Gibrán y me parece una maravilla.
    Solo con leer esto me di cuenta que era un libro muy, muy interesante.
    Gracias por traerlo de nuevo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Antes loco con todos...
    que cuerdo a solas.

    ResponderEliminar
  11. Eso creo yo, Adolfo, q en la cara de una persona se manifiestan sus emociones.
    Besicos, buen finde.

    ResponderEliminar
  12. Alfredo, me gusta q te guste.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Genín, yo preguntaría: alquien no está loco?
    Besicos.

    ResponderEliminar
  14. Soy, lamento por lo q estás pasando. La peña está muy loca, pero de locura malsana, de la mala. Ojala se arregle pronto.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  15. Alfaro, esas fotos son de mis bichos queridos; la mayoría de ellos ya no me acompañan con su presencia pero siempre, siempre, en mi corazón.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  16. Galadri, tu visita siempre es un placer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. A veces, Paco, enmascararse no es más q intentar descansar...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Peregrina, estoy segura de q ya posees algo de esa bendita locura.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Simone, siempre he pensado q ir con máscara ha de ser muy incómodo.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  20. Sin duda, JotaEfe, tu también formas parte de ese club de gloriosos locos.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  21. Misántropo, confieso q Gibran me encanta. No sé cuantas veces habré releído "El Profeta". Celebro q coincidamos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Thomas, el límite q separa la cordura de la locura es, a veces, tan tenue, q sólo la opinión de la gente nos califica de un modo u otro. Q digan lo q quieran.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  23. jjajajaja pero que buen texto... =)

    Te sigo, un abrazo y un placer haberte encontrado.

    Siempre me dicen que estoy loco, yo siempre respondo, Hay que estar loco para estar Feliz :)

    Krlos

    ResponderEliminar
  24. ah, disculpa el doble comentario, olvide decir

    muy bonita la imagen, llamativo el color, resalta de una forma agradable =)

    ResponderEliminar
  25. Gracias.
    No hay de qué,mérito suyo.
    Encantado de estar aquí

    ResponderEliminar
  26. Krlos, gracias por tu comentario y tu visita. Bienvenido, estás en tu casa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Doctor, gracias a ti por esa confianza.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  28. ¡Wow!, que interesante, simplemente se volvió loco al encontrarse a sí mismo, sin máscaras, solo él.

    ResponderEliminar
  29. Cuando nos descubrimos por dentro y nuestra fuerza interior sale y pasea desnuda sin miedo, la locura de estar vivos es un regalo.

    Fantástico recuerdo querida amiga, años que no leía a Gibran.

    Besos

    ResponderEliminar
  30. Sin mascaras todos somos locos las utilizamos para ocultar nuestro rostro verdadero a los demas sin ellas nos golpea el sl pero tambien la incomprension de aquellos que por siempre las llevaran puestas.

    ResponderEliminar
  31. El sol es vida y sobre todo para nosotros que estamos acostumbrado a tener tantas horas de sol, aunque hay veces que son tan necesarias las máscaras, no te parece??

    ResponderEliminar
  32. Hellforger, es q puede ser muy duro descubrir toda la verdad interior...

    Carmen, viene bien recordar a este poeta, de vez en cuando.

    Delgaducho, yo prefiero la locura.

    David, no sé si son necesarias las máscaras. Creo q no, pero me he llevado tantas bofetadas así, sobre la piel, q una máscara quizás me hubiera preservado del golpe... no lo sé.

    Besicos para los cuatro.

    ResponderEliminar
  33. quien estás más loco?el loco o el que sigue al loco?
    Un besito,me ha gustado mucho

    ResponderEliminar
  34. Querida Sara,

    Finalmente retribuyo tu visita a 'donde creamos el tiempo', antes de todo gracias por tus palabras. El poema que comentaste, no es falsa modestia, es lo que siento, creo que ser Poeta es mucho más que intentar expresarse, que es lo que hago. Pero si a ti te gusta, con eso ya me basta y no me hace falta ninguna etiqueta.
    Aunque ya había pasado por aquí de puntillas, he estado lejos del ordenador y por lo tanto de blogger y por eso no te había contestado antes.
    Comentando tu post, pues me encanta Gibran, de hecho en la columna lateral de mi blog tengo un poema suyo. También me han gustado poemas suyos que he ido leyendo y que seguiré...

    besos

    ResponderEliminar
  35. Y debajo de una máscara, ya está preparada la siguiente.

    Besos

    ResponderEliminar
  36. Hola, Fermín, bienvenido.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  37. S., yo no sabría responder a eso. La locura puede ser muy contagiosa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  38. Hola, Gárgola. Celebro q ya estés en disposición de asomarte de nuevo al cibermundillo. Me encanta tu poesía. Bienvenida, estás en tu casa.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  39. Sí, Virgi. Hay quien no puede prescindir de las máscaras y tiene toda una colección. Bienvenida, un placer tenerte por aquí.
    Besicos.

    ResponderEliminar