miércoles, 17 de enero de 2018

No me digas




No me digas qué debo hacer.
No me digas lo que necesito.
No me digas
qué es lo mejor para mi
ni lo que debo amar
ni lo que he de buscar.
Yo ya sé todo eso.
O no, y no me importa.
Tú solo has de escucharme.
Oyeme, sé mi abrigo,
y que el tiempo decida
lo que tenga que ser.


Sara Royo

martes, 16 de enero de 2018

...


sábado, 13 de enero de 2018

La lluvia






La lluvia, mansamente, golpea en los cristales
y cae como si fueran lágrimas desde el cielo
Se parece el asfalto a una piel arrugada
por cuyos surcos dulces discurrieran los ríos.
La experiencia de años que la azada no cubre,
el pliegue decidido, un rictus de tristeza
esa huella perenne que nos dejan los daños.
Y mientras llueve y llora un ángel desde arriba
hay manos con ternura que alivian ese peso
hay leves madrugadas, hay luz en las farolas,
y la firme certeza de casi primavera.

Sara Royo


viernes, 12 de enero de 2018

...


jueves, 11 de enero de 2018

Amarte


martes, 9 de enero de 2018

Algunos dias

Foto de Teresa Salvador



Algunos días no son fáciles. Son como agujeros negros de algún cráter del alma. Se viene encima el pasado, con su peso muerto, innecesario. Y se viene encima el futuro, esa incertidumbre de la que nada sabemos, pero a la que damos el poder de hacernos temblar.
Todo está en el aire. Lo que pasó, pasó. Es materia de olvido o de enseñanza; nada más. Lo que vendrá... quién lo sabe? 
Solo tenemos esto, lo que ocurre ahora, esta respiración, este latido, esta ilusión que no se sabe lo que va a durar, este efímero día que nunca volverá a repetirse. El regalo del instante preciso y perfecto, este que llena de aire los pulmones y de sangre las venas.
Poco más, y es mucho. Es todo. 
Bendita la sonrisa que ilumina un día gris. Bendito el abrazo que entibia el frīo de adentro.
Bendita la vida. Siempre y a pesar de todo.

lunes, 8 de enero de 2018

...


viernes, 5 de enero de 2018

Queridos Reyes Magos



Queridos Reyes Magos:
Este año me he portado muy bien. Y mira que he tenido razones para no hacerlo, pero ahí, cabezuda, portándome estupendamente y haciéndole cortes de mangas a la vida.
Entiendo, pues, que me vais a traer lo que os pido. Que original no soy, lo sé, porque lo de la salud ya está muy manido. Pero quiero, necesito, tener salud. Para seguir. Para ayudar. Para poder ser lo que tengo que ser. Os pido también la tranquilidad necesaria para el dia a dia, para pasar el mes y la hipoteca y esas cosas. Pero, sobre todo, os pido alegría. Que no la pierda. Ni la ilusión. Ni ese brillo en los ojos que se me pone cuando me rio. Ni el sentido del humor que tantas veces me ha rescatado de las lágrimas y que, seguro, me va a rescatar muchas más veces…
Y os pido el valor para ensanchar el corazón y borrar el miedo. La luz en las manos y en la sonrisa. Todo esto mismo y multiplicado deseo para mi gente. Que sean escandalosamente felices, que crezcan y vuelen alto, alto. Que nunca les falte lo necesario y que les sobre el amor.
Creo que eso es todo. Gracias anticipadas. Esta noche llueve, no os vayais a enfriar…

Muchos besos para vosotros y los camellos.

Sara

martes, 2 de enero de 2018

...


domingo, 31 de diciembre de 2017

Fin de año

(Foto de Pedro Sabalete)




En unas horas habremos dado fin a un año poco fácil.
Las cosas van y vienen, ya se sabe. Pero, en ocasiones, son más las que se van. Cosas que no siempre son cosas: un trabajo, un sentido, una estabilidad, una manera de vivir…
Vino él. Eso es lo mejor de este año. La llegada de ese niño dulce, con su arsenal de vida y de esperanza.
Así se juega a esto. No siempre tocan buenas cartas, pero se hace lo mejor que se puede con las que se tiene. Y tampoco son tan malas, porque la sonrisa de ella aleja cualquier tormenta, y hay tanto cariño cerca que miras a tus hijos y se recoloca el mundo. Ese mundo absurdo que se separa, que mata y muere por motivos idiotas y del que me bajaría con mucha frecuencia.
Amistades que se fueron, amistades que llegaron. Amistades de siempre, ahí, inamovibles como un acantilado protector. Gente llena de calor, de luz. Mi gente.
Me despido de este año. Ojala el nuevo nos traiga más y mejor de todo. O, como dice una amiga mía, que no nos falte lo necesario.

Pero, sobre todo, que no nos faltemos los unos a los otros. Que sepamos estar cerca, cuidarnos, escucharnos, ayudarnos, querernos. Que así sea. Desde el corazón os deseo un año entero de amor. Del mejor de los amores: el amor por la vida.


sábado, 30 de diciembre de 2017

...


miércoles, 27 de diciembre de 2017

Sirena



Tengo la convicción de que no existes
y sin embargo te oigo cada noche
te invento a veces con mi vanidad
o mi desolación o mi modorra
del infinito mar viene su asombro
lo escucho como un salmo y pese a todo
tan convencido estoy de que no existes
que te aguardo en mi sueño para luego.


Mario Benedetti

lunes, 25 de diciembre de 2017

...