domingo, 28 de febrero de 2010

El chico de mi lado



El chico de mi lado es más alto que yo.
Tengo que alzar la cara para mirar sus ojos.
A veces hombre joven con sonrisa de niño,
a veces niño grande de tamaño de hombre.

Sus labios en mi cara son un todo de azúcar
aunque ahora su mejilla de pelusilla pinche.
Y si le doy la mano se me pierde en la suya,
su mano que me envuelve y ya casi me guía.

Ahora, cuando le abrazo, se inclina y me rodea,
me arropa y me protege como algo diminuto,
le estrecho fuertemente, mi cabeza en su cuello
y sobre mi cabello su voz como un arrullo.

Es este niño-hombre, es este hijo-padre
consejero perfecto de hormonas dislocadas;
júbilo, drama oscuro, sensatez, ignorancia,
absoluto egoísta capaz de dar el alma.

Porque cuando me abraza, se inclina y me rodea
permite que me asome dentro de su ventana.
Yo levanto la cara para mirar sus ojos,
destellos de ternura, arroyo de agua clara.


(Para Diego, otro más)


.

42 comentarios:

  1. Eso es el amor, enamorada de sentir la esencia del compartir.

    Bello poema.

    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    Que tengas una semana ejemplar..

    ResponderEliminar
  2. Eso es el amor, Adolfo. El mayor, el más puro.
    Besicos, estupenda semana para ti también.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito poema!!!y que suerte tiene ese chico de tenerte a su lado.

    buena semana.

    besos y abrazos.

    Sara

    ResponderEliminar
  4. guaaaaaaaa¡¡¡¡¡¡¡¡
    Pestañicaaaaaaa....que lindo. Orgullo de hijo,seguro.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Vaya poema más rebonito has escrito. :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Has logrado explicar con unas pocas palabras, lo que a nosotros – el resto – nos es imposible explicar con palabras.

    ResponderEliminar
  7. Tu hijo ha de sentirse orgulloso de tener una madre con esa magia en el teclado.

    Me ha encantado el poema.

    un beso, Sara

    ResponderEliminar
  8. Sara,
    ójala lo tuviera mas cerca... la suerte es mía por el regalo q me dió la vida.

    Anatxu,
    es lo q tienen los hijos, q nos vuelven bobas ;)

    Un besico para vosotras, wapas.

    ResponderEliminar
  9. Jorge,
    me alegro de q te guste. Lo escribí hace tiempo, en ese momento extraño de su adolescencia.

    Pedro José,
    bueno, si consigue decir lo q otros sienten de igual modo, está contento el poeta. :)

    Un beso para cada uno de vosotros.

    ResponderEliminar
  10. Frabisa, yo estoy orgullosa por la magia q él tiene en sus manos, q es un artista enorme. Ya sabes tú bien lo q somos las madres pa eso del orgullo por ellos.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  11. Yo, que tengo un hijo de 14 años, siento tu poema tan cercano. Que bien expresas todos esos sentimientos como padre/madre y todas las contradicciones de esa edad. Y todo el amor que desprende el poema. Me gustó mucho.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Amiga, que alegria y sensación de felicidad emana de tus palabras...

    Disfruta de el, disfruta de el, amiga.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Amor de madre!
    Y vaya mano que tiene para dibujar el enano

    ResponderEliminar
  14. Se ve que que le quieres porque desbordas ternura y pasión cuando hablas de él.

    Gracias por tu paso por nuestro blog, Sara, y por dejar tu estimable comentario y esperamos y deseamos que nos visites a menudo.

    Saludos...tienes aqui un agradable espacio.

    ResponderEliminar
  15. Se ve que que le quieres porque desbordas ternura y pasión cuando hablas de él.

    Gracias por tu paso por nuestro blog, Sara, y por dejar tu estimable comentario y esperamos y deseamos que nos visites a menudo.

    Saludos...tienes aqui un agradable espacio.

    ResponderEliminar
  16. Bellísimo poema, me ha gustado porque tiene corazón y vida. Precioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Simplemente precioso Sara, de lo mejor que te he leído. Un placer para los sentidos, besos y mordiscos.

    ResponderEliminar
  18. consejero perfecto de hormonas dislocadas....

    (Genial)

    Cálida voz, Sara.

    Buenas, muy buenas letras...

    (se sienten mucho)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. se nota cuando se escribe a corazón abierto....
    un saludo

    ResponderEliminar
  20. Qué precioso poema, es conmovedor...
    ...me quedo arrullada en tu ternura.
    Qué suerte de madre, y qué suerte de hijo.
    Un abrazo muy grande...desde mi nuevo enlace...

    ResponderEliminar
  21. Aunque no me muevo mucho últimamente, vengo a saludarte y dejarte un beso.

    ResponderEliminar
  22. Ay, estos niños grandes y nosotras.
    Dicen que el amor, de madre también, es ciego, el mío es tuerto, jaja...
    Me ha gustado tu poema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Eloy,
    este poema lo escribí hace tiempo. El adolescente creció y se hizo un hombre, un artista y una buena persona. Y eso no hubiera sido posible sin cada una de las horas difíciles q vivimos. Todo está bien.

    Antiqva,
    eso intento, disfrutar todo lo q puedo de él, de ellos.

    Doctor,
    cuando tenga su permiso, pondré alguna cosa nueva... Gracias, mesecae la babilla :)

    Besicos para los tres.

    ResponderEliminar
  24. Logan y Lory,
    bienvenidos. Vuestra casa es muy agradable y un placer visitarla. Espero veros por aquí.

    Antonio,
    siempre q están los hijos por medio, está el corazón.

    Miguel,
    q bonito comentario, te lo agradezco mucho.

    Besicos, amigos.

    ResponderEliminar
  25. Petardy,
    pues a mi me encantan. Nada conforta más q un abrazo, verdad?

    Lena,
    gracias por tus palabras. Eso mismo q digo era en ese tiempo, una mezcla extraña de acciones y reacciones. Alguien dijo q la adolescencia debería ser una edad prohibida. Yo no lo creo.

    Rodolfo,
    bienvenido. Estuve en tu blog y me pasmé con la enorme calidad y la belleza de tus poemas. Una es ignorante y no conocía tu obra. Pero no volverá a ocurrir.

    Besicos para los tres.

    ResponderEliminar
  26. Mr. Tas,
    yo no sé escribir más q así, a corazón abierto. Aún a riesgo de q alguien se me cuele.

    Begoña,
    q me vas a volver loca con tus nombres... ;) Da igual, ambos son bonitos.

    S.,
    me alegro q te guste, q ya sé lo crítica q eres con la poesía.

    Besos grandes.

    ResponderEliminar
  27. Fabia,
    me quedo con ese beso q me traes, y espero q estés bien.

    Alfaro,
    si el amor es ciego, el de madre lo es más aún... o tuerto, como en tu caso ;)

    Besicos para las dos.

    ResponderEliminar
  28. Otro más para Diego y que no se acaben nunca, que no dejes de mirar arriba para poder verle, que no se apague este amor puro. Es una preciosidad y como hija que soy, madre todavía no, es un hermoso canto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Ya puede estar contento tu hijo... Porque ya se ve lo satisfecha y orgullosa que estás tú de él. El amor materno-filial es una de las experiencias más bellas. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  30. Hermoso canto al amor.
    Ha sido un plaer leer tu sentido poema, una caricia delicada en forma de versos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  31. Viernes, de nublados, corazones rotos, caminos y esperanzas... Siempre es un placer pasar por tu espacio. Y ver tu cosillas.

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  32. Me ha gustado. Y es cierto, huele a adolescencia.

    ResponderEliminar
  33. Saludos, Sara...
    Me ha emocionado leer ese entrañable poema.Y es tuyo...eso se agradece todavía más.
    Los hijos son amores eternos, nos ganan el corazón con facilidad, una sonrisa, un beso de azúcar, un dibujo con una dedicación...Felicidades, un hijo es un tesoro inagotable de satisfacciones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  34. Fusa,
    ahí estamos, siempre mirándole...

    Isabel,
    es una experiencia única, desde luego. Tan dulce como amarga, tan cálida como fría.

    Javier,
    bienvenido. Es un placer tu visita.

    Besicos para los tres.

    ResponderEliminar
  35. Sonrisa,
    hola, espero hayas tenido un buen finde.

    José,
    bienvenido, estás en tu casa.

    Mateo,
    es cierto q un hijo es una fuente inagotable de muchas cosas. Gracias por tu comentario.

    Un beso a cada uno de vosotros.

    ResponderEliminar
  36. Luis Antonio, estoy de acuerdo. Creo q nadie me ha querido como mi madre.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  37. Ese pequeño que se hizo hombre, se convirtió en maestro de otros que eran hombres antes que él.

    Un besico, cuanto tiempo sin pasarme por aquí, prometo no tardar tanto la próxima vez.

    ResponderEliminar
  38. Alberto, cuánto me gusta tu visita! Te echaba de menos.
    Un besico.

    ResponderEliminar