sábado, 20 de febrero de 2010

Donde el corazón te lleve



Cada vez que te sientas extraviada, confusa, piensa en los árboles, recuerda su manera de crecer. Recuerda que un árbol de gran copa y pocas raíces es derribado por la primera ráfaga del viento, en tanto que un árbol con muchas raíces y poca copa a duras penas deja circular su savia. Raíces y copa han de tener la misma medida, has de estar en las cosas y sobre ellas: sólo así podrás ofrecer sombra y reparo, sólo así al llegar la estación apropiada podrás cubrirte de flores y frutos.
Y luego, cuando ante ti se abran muchos caminos y no sepas cuál recorrer, no te metas en uno cualquiera al azar: siéntate y aguarda. Respira con la confiada profundidad con que respiraste el día en que viniste al mundo, sin permitir que nada te distraiga: aguarda y aguarda más aún. Quédate quieta, en silencio, y escucha a tu corazón. Y cuando te hable, levántate y ve donde él te lleve.


"Donde el corazón te lleve"


Susana Tamaro




.

16 comentarios:

  1. Es un libro precioso. Has leído Amor en tiempos del cólera?
    besos

    ResponderEliminar
  2. El corazón hoy me trajo aquí, de nuevo. Leo este texto hermoso, de aquella novela, y es como si me lo dijera a mí. Bueno, cosas.
    Leer tu blog me ha reconfortado.
    Gracias, de verdad.

    besos!

    ResponderEliminar
  3. Mañanita de sábado y repasando mis blogs favoritos. Un palcer siempre pasar por tu espacio.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Yo también he leído ese libro, solo que hace ya mucho tiempo. Creo que lo volveré a leer.
    Un saludo de sábado, pasa buen finde guapa.

    ResponderEliminar
  5. Excelentes consejos los que nos acercas en este día, es un placer acercarse a tu espacio y cargarse de ánimos para continuar el camino.

    Gracias por compartir.

    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ...Eso haré...

    Gracias, Darilea.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. que bonito eso q escribiste , no conocia el libro.
    es muy cierto eso de esperar a tu corazon para tomar las desiciones correctas

    ResponderEliminar
  8. No recordaba este párrafo del libro, creo que me vendrá bien volver a leerlo.
    Besinos preciosa.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta..

    Un abrazo
    Saludos fraternos

    Que disfrutes del fin de semana...

    ResponderEliminar
  10. Hermoso post querida Sara ...

    Gracias por compartirlo .

    Un besin.

    ResponderEliminar
  11. Por lo visto es para tias...jajaja
    Salud

    ResponderEliminar
  12. Es uno de los consejos que uno suele regalar: en caso de duda sigue a tu corazón...

    En el antiguo Egipto no era un consejo sino una ley de vida... Los Libros de Sabiduria insisten en ello una y otra vez... Entendiendo, claro, el corazon como el organo de la conciencia del hombre...

    Es mas, solo el hombre que durante su vida habia actuado de acuerdo a su corazon podria esperar arribar a una nueva vida en el mas alla... Eso ero lo que se juzgaba: haber actuado de acuerdo a los dictados del corazon.

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  13. Gata,
    si q lo he leído, García Marquez me apasiona, aunq no haya traído (aún) nada suyo a este blog.

    Cristina,
    esas palabras son reconfortantes, por eso las puse aquí, y me alegro de q también te ayudaran.

    Sonrisa,
    espero hayas tenido un estupendo finde.

    Un besico.

    ResponderEliminar
  14. Eva,
    es un libro q se relee con gusto y siempre es brisa fresca.

    Paco,
    qué bonito lo de cargarse de ánimos aquí... muchas gracias.

    Lunska,
    por qué Darilea? Es de alguna obra literaria q no conozco? Dímelo, me entró la curiosidad.

    Besicos para los tres.

    ResponderEliminar
  15. Mundo de cristal,
    hola, cariño. Es una historia muy hermosa, te la recomiendo mucho.

    Fabia,
    seguro q, al releerlo, rescubres cosas nuevas. A mí me pasa...

    Adolfo,
    qué bien q vuelvas a visitarnos. Espero hayas tenido un bonito finde.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  16. Peregrina,
    gracias a ti por tus comentarios, siempre tan cariñosos.

    Genin,
    no, no sólo es para tías. O eso espero.

    Antiqva,
    qué sabios eran los egipcios! Sólo importa lo q hay en el corazón y poco importa en realidad lo q se haga, siempre q sea desde un corazón limpio.

    Muchos besicos.

    ResponderEliminar