martes, 16 de febrero de 2010

Mi abuelo el pigata


Él hacia de pirata, y yo, con mi "doble fila" de dientes, de tiburón. Mi bocadillo de tocino, es decir, el postre que mi madre me preparaba con media torta de pan y veinte lonchas de tocino de un centímetro de grueso, era el tesoro que el pirata siempre arrebataba al Perro Inglés. La manzana que el médico ordenaba comer a mi abuelo después de la ensalada de lechuga, era el Perro Inglés. Mi abuelo la vencía con su espada, una navaja casera que él mismo había fabricado con un cuchillo roto sujeto con alambre de cobre a un palo de madera; la troceaba en mil pedazos y los arrojaba al tiburón por la borda de su "barco pirata", como llamábamos a la mecedora, en la que pasaba las horas en una calma chicha que terminaba invariablemente en una marejada de balanceos cuando, yo cómplice, le traía la botella de vino que mi abuela, capitana del galeón español "El Asqueroso de tu Abuelo", y beata aficionada a comulgar a todas horas huesos de santo con la sangre de Cristo, transportaba desde el Virreinato de Ultramarinos hasta la Patria del Imperio donde no se ponía el Sol nunca sin que encontrase yo la botella, más o menos llena, cada día.

Yo pensaba que mi abuelo era un pirata doblemente malo: No un parche, sino dos en forma de gafas de sol tapaban su ceguera diabética. Y no una, sino dos patas de palo hubiese necesitado para sustituir las amputadas en sus peores batallas navales, me refiero a la de Panzadas y a la de Cogorzas.

Una vez que enterraba el tesoro en su estómago y bebía el vino para celebrar la victoria, el viejo pirata llenaba su pipa de tabaco picado del Caribe (cubano, o eso decía él), lo encendía y comenzaba a echar humo como en un incendio forestal, y mirando directamente al sol exclamaba mientras se balanceaba como un loco ebrio de vino y gloria:

-¡Hase una note magnífica! ¡Lefulguen las estelas!¡La má se encabita como una mugué fogosa!¡El cacarón enemigo ade en lamas y naufaga!¿Qué má puede deseá un pigata?

Al oír esa especie de contraseña, yo, por arte de magia, dejaba de ser un tiburón, me quitaba su dentadura y decía: "¡Los piños! ¡Los piños!", imitando la voz carrasposa de un loro mientras le entregaba la dentadura al pirata, el cual, se la ajustaba y vocalizando de una manera más normal, cantaba:


El loro del pirata

se llama Cabrón

y le arrancó la pata

una bala de cañón.


Yo bailaba a la pata coja y movía los brazos como si volara, hasta que mi abuelo se cansaba de repetir el estribillo y de balancearse y se quedaba dormido.

Cuando mi abuelo cumplió la edad de noventa y cuatro años me dijo:

- Gambón (me llamaba así porque yo estaba muy gordo y colorado por herencia y cierta vergüenza crónica, ante el mundo y mis circunstancias, que aún hoy en día conservo), no segué goven etenamente. Es hoga de que te ensene mis sequetos.

- No güelo, ahoga no, tenemos que gugá a los pigatas.

- Vamos, Gambón, la dentaguga.

Me saqué la dentadura de la boca y se la devolví. Se la puso y comenzó a hablar con más claridad. Ese día me enseñó cómo se cazan grillos con una caña de pescar y una morcilla de cebo.Pero eso es otra historia.


(del blog Absurdilandia de Locuán)





Gracias por tu permiso para traer a mi casa esta pequeña maravilla que tanto me gusta, Locuán.


.

18 comentarios:

  1. Excelente pos el que nos acercas, es un placer acercarse a tu espacio.

    Gracias por compartir.

    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que historia tan bonita y tan bien contada...

    Me ha encantado. Me lo guardo, para releerlo en algún otro rato, lo merece, es de 10.

    Gracias por traerlo aqui y compartirlo.

    Besicos!

    ResponderEliminar
  3. Bueno, me ha encantado el cuento, me pasé por el blog de su dueño y allí me quedé un rato, gracias por darlo a conocer, eres un cielo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. muy bonito de verdad, muy bonita la historia y enhorabuena por el premio de antiqua

    ResponderEliminar
  5. Casi me meo de la risa imaginando esa dentadura con vida propia…jajaja…

    Estoy segura segurísima que los piratas tuvieron que ser así, como el de esta historia…jajaja…

    Un beso, (Muerto de risa)

    ResponderEliminar
  6. Hola qué tal? estuve viendo algunas cosas en tu blog. Trabajo con posicionamiendo web y tengo una propuesta de publicidad : 50 euros cada mes por incertar pequeños links de nuestros anunciantes. Son 50 euros mensuales para cada blog que se registre con nosotros.Es compatible con publicidad de google-
    Saludos -comunicate-

    ResponderEliminar
  7. Precioso relato Sara, me ha hecho mucha gracia.

    Un saludo y un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Y así me quedo ante tus bellos relato. disfrutando de tu blog..

    Un placer inmenso leerte


    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    ResponderEliminar
  9. Genial el texto!
    Me dio un poco de asco la dentadura que el nieto se ponía del abuelo...jajaja
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  10. El texto es genial con cierto aire de ternura de una relación entre niet@/abuelo.
    Recibe un beso enorme.

    ResponderEliminar
  11. Amigos, muchas gracias a todos por seguirme en mis paseos. He pensado q, bajo esta etiqueta "Sorbos de blogs amigos", me traeré (siempre con permiso, por supuesto) las cosas q me llamen la atención de los blogs q visito, para q tengáis la opotunidad de disfrutarlo también. Así ha sido con este texto de Locuán, tierno, divertido, original.
    Besos grandes para todos.

    ResponderEliminar
  12. Locuá dixit: Oigns , qué honor, he publicado en el Blog de Sari. Gracias muchas, besos todos, Saludos verdes del Trompetillo sideral.
    Remuuaaaakkksss.

    ResponderEliminar
  13. Más aún: no sólo has publicado en este increíble lugar (jijiji), sino q has hecho un montón de amiguitos. :)
    Un besico verde como tú, Locuán.

    ResponderEliminar
  14. Pues eso, a seguir disfrutando...
    Menuda labor estás haciendo, amiga,
    Hasta te traes cosas de los blogs. Qué honor para sus autores.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  15. Lunska, es q me encuentro cosas tan buenas, textos tan extraordinarios de gente desconocida, q tengo q traérmelos, para q todos mis amigos puedan disfrutarlos.
    Un besico.

    ResponderEliminar