sábado, 21 de marzo de 2009

Ahora


Me has enseñado a respirar

Juan Gelman


Porque ahora paso mi mano sobre el envés de las hojas y sé leer su alfabeto

y si cierro los ojos oigo correr un río y es tu voz que despierta

porque mi cuerpo comienza ahora en ti y acaba más allá de la lluvia

donde alcanzan tus brazos y el miedo acuartelado no vigila

y sé llamar las cosas

de modo que éstas salten se desnuden

y todo sea reciente

para mis ojos que aman en tus ojos

porque en mi llanto crecen blandas plantas carnívoras

y mi sangre palpita como una iguana abierta

porque ahora mi cuerpo recupera sus partes

y nace una piel nueva que derrota el verano

porque me has enseñado a respirar.


Piedad Bonnett

12 comentarios:

  1. Precioso poema de amor,
    el de Platero que leí la ultima vez que entré me llevó a una niña sentada delante de su pupitre leyendo en voz alta sobre ese burrito blanco y suave, aún conservo el libro, con las manchas del tiempo...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Esta mujer me trastorna.

    Confesión

    Para tus ojos
    quisiera yo beber el dulce azogue,
    y amanecer cubierta de polvo de metales
    como una joven faraona muerta.
    Robarles su color a los almendros,
    y hundiéndome en el lodo feraz de los pantanos
    lustrar mi desnudez
    para tus ojos.
    Recuperar la luz de las espadas
    y hacerla batallar en mis pupilas.
    Tomarme espléndida
    como una esclava etrusca, cuya cabeza calva
    perturba el sueño de los mercaderes,
    como iracunda araña al sol del mediodía,
    como la dentadura feroz de los guerreros,
    como el líquido
    despertar matutino de las dianas.
    (Pero todo esto no es sino literatura
    y debo resignarme a sonreírte
    sin existir, quizá, para tus ojos. )

    Piedad Bonnett
    Me gusta, me gusta, me gusta…
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Entrar en tu blog, es un placer para los sentidos. Bellísimo. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Si ahora fuera un siempre sería maravilloso.Y si todo fuera reciente, ya sería.. no te digo

    ResponderEliminar
  5. A mi ejemplar de "Platero" le perdí la pista hace algún tiempo... espero q esté en mi otra casa, a buen recaudo, junto a otros pedacitos de mi vida.
    Un beso, Alfaro.

    ResponderEliminar
  6. Petita, ahora haré yo una confesión: redescubrí a Piedad Bonnett en tu casa, por lo q nunca te estaré lo bastante agradecida. Este poema q nos traes ahora es una belleza, gracias.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tus palabras y tu presencia en mi casa, Fernando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ay, Doctor... Ojala el ahora fuera maravilloso y eterno, pero... Y aunq no lo sea, es todo lo q tenemos; disfrutémoslo.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  9. Lo bueno es regenerarse siempre, haya dolor o no...

    Besicos

    ResponderEliminar
  10. ¿te enseñaron a leer los poemas la reves? hay algunos que mejoran, este es tan bueno hacia arriba como hacia abajo,

    no me hagas mucho caso, estoy un poco sonao...

    ResponderEliminar
  11. Belén, tienes razón; regenerarse, renacer, redescubrir la vida, siempre...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Alberto, eso es muy interesante. Probaré.
    Un besico.

    ResponderEliminar