viernes, 31 de julio de 2009

Dolor de dolores




Dime, «¿por qué es ese llanto?»
«Por una ilusión perdida,
por una reciente herida,
por un nuevo desencanto...»
«Pues no llores más... y olvida»

«¿Porqué lloras, flor de flores?»
«Porque él era dueño mío,
el que me hablaba de amores,
y me hiere con desvío...»
«Pues olvídalo... y no llores.»

«¿Porqué sollozas ahora?»
«¡Ay! Ya no alumbra la aurora
ni dará flores mi huerto...
Lloro por mi niño muerto...»
«Pues, no lo olvides... y llora».

Serafín y Joaquín Alvarez Quintero
Muchas madres lloran por sus hijos muertos. Dos madres lloran hoy porque ayer mataron a sus hijos en Mallorca, mientras estaban trabajando. En su dolor infinito, no entienden por qué. Ninguna persona de bien lo entiende. Estas madres llorarán ya para siempre. Y no olvidarán. Nadie debemos olvidarlo.
.

miércoles, 29 de julio de 2009

Cantabria



Ya la conocía, pero he vuelto aún más enamorada de ella.

Bellísima Cantabria, verde, verde, siempre verde.



Plena de vida de luz.



Tierra que no pasa sed.




Valles tranquilos y dulces.



Gente amable, hospitalaria.



Mar bravo, peces de plata.


Descanso para la vista y descanso para el alma.






lunes, 27 de julio de 2009

Besarte no es amor

"Los enamorados" de Jorge L. García


Besarte no es amor, es irte oliendo

igual que huele el macho a su collera;

es saberte paloma mensajera

al gavilán las alas abatiendo.

Besarte no es amor, es ir pidiendo

besana donde hundir mi sementera;

es ser igual que el toro en la pradera

huyendo de la hembra y embistiendo.

Igual que el ciervo oculta el baluarte

donde el celo resiste y le reclama,

así mi boca llega hasta tu boca.

Porque besarte entonces, no es besarte.

Es dejar en los labios la proclama

donde la sangre asusta de tan loca.



Angel García López
.

lunes, 20 de julio de 2009

Estoy hecha





Estoy hecha del mismo material que las nubes,
soy de sal y de aire y de trozos de estrellas,
dentro tengo pulmones, caballitos marinos,
manadas de delfines navegan por mi sangre.
Camino por la calle como el tigre en la selva
mi risa es catarata y batir de palomas,
mi corazón galopa como un volcán que ruge,
el color de mis huesos lo robé de la luna.
Miro con la mirada de todas las mujeres
mis ojos son de noche y de olivas maduras,
exploto, retrocedo, me pierdo, me deshago,
me olvido, me castigo y a menudo me amo.

Sara Royo






.

viernes, 17 de julio de 2009

H. M.

Fotografía: Goathemala



Que haría yo sin tus flores
que haría yo sin esta permanencia
de tu gesto y tu lugar
Que haría yo si debiera pensar
en pérdida olvido y sobre todo final
Que haría yo si no tuviera
la certidumbre de tu memoria



De "Regreso a la patria" 1989

Juana Bignozzi

.

martes, 14 de julio de 2009

viernes, 10 de julio de 2009

Capítulo 20



Pero sucedió que el principito, habiendo atravesado arenas, rocas y nieves, descubrió finalmente un camino. Y los caminos llevan siempre a la morada de los hombres.

-¡Buenos días! -dijo.
Era un jardín cuajado de rosas.
-¡Buenos días! -dijeran las rosas.
El principito las miró. ¡Todas se parecían tanto a su flor!
-¿Quiénes son ustedes? -les preguntó estupefacto.
-Somos las rosas -respondieron éstas.
-¡Ah! -exclamó el principito.
Y se sintió muy desgraciado. Su flor le había dicho que era la única de su especie en todo el universo. ¡Y ahora t.enía ante sus ojos más de cinco mil .todas semejantes, en un solo jardín!
Si ella viese todo esto, se decía el principito, se sentiría vejada, tosería muchísimo y simularía morir para escapar al ridículo. Y yo tendría que fingirle cuidados, pues sería capaz de dejarse morir verdaderamente para humillarme a mí también... "
Y luego continuó diciéndose: "Me creía rico con una flor única y resulta que no tengo más que una rosa ordinaria. Eso y mis tres volcanes que apenas me llegan a la rodilla y uno de Ios cuales acaso esté extinguido para siempre.
Realmente no soy un gran príncipe... " Y echándose sobre la hierba, el principito lloró.


El Principito


.


lunes, 6 de julio de 2009

Cuando...


Cuando te ataque
a zarpazos la tristeza,
cuando el camino
se te pierda en la nostalgia,
cuando a tu lado
solo tengas tu ternura,
cuando el pasado
se te enrede en la mirada,
cuando te creas
que tus lágrimas son dulces
porque las bebes
con café cada mañana,
será el momento
de abrazarte a una sonrisa
luchar a golpes
por un soplo de esperanza
y abrir los brazos
para dar lo que no tienes,
meciendo el alma,
como un barco en la resaca.

viernes, 3 de julio de 2009

They dance alone



¿Por qué bailan solas estas mujeres?
¿Por qué hay esa tristeza en sus ojos?
¿Por qué hay aquí soldados, con esos rostros duros como piedras?
No entiendo qué desprecian.
Ellas están bailando con los desaparecidos, están bailando con los muertos,
bailan con sus amores invisibles, no se puede medir su angustia.
Están bailando con sus padres, bailan con sus hijos, bailan con sus maridos...
Bailan solas. Bailan solas...
Es la única forma de protesta que pueden permitirse.
He visto sus rostros gritar fuerte en el silencio.
Si se atrevieran a hablar con palabras otra mujer sería torturada
¿qué otra cosa pueden hacer?
Bailan con los desaparecidos, bailan con los muertos, bailan con sus amores invisibles...
Su angustia es inmensa. Bailan con sus padres, bailan con sus hijos,
bailan con sus maridos... Bailan solas. Bailan solas.
Pero llegará un día en que danzaremos sobre sus tumbas. Un día cantaremos nuestra libertad.
Un día reiremos con alegría, y bailaremos...
Un día vamos a bailar en sus tumbas, vamos a cantar nuestra libertad,

vamos a reír con alegría y bailaremos...
Ellas danzan con los desaparecidos, danzan con los muertos, danzan con amores invisibles,
con silenciosa angustia danzan con sus padres, con sus hijos, con sus esposos...
Ellas danzan solas. Danzan solas.


Eh, Sr. Pinochet, usted ha sembrado una cosecha amarga,
Un día, el dinero extranjero que le apoya no pagará las armas ni los verdugos.
¿Imagina así a su propia madre, bailando siempre en soledad?


Ellas bailan con los desaparecidos, bailan con los muertos,
bailan con sus invisibles amores.
Con angustia bailan con sus padres, con sus hijos, con sus maridos...
Ellas bailan solas. Bailan solas.







miércoles, 1 de julio de 2009

El verano


Platero va chorreando sangre, una sangre espesa y morada, de las picaduras de los tábanos. La chicharra sierra un pino, que nunca llega... Al abrir los ojos, después de un inmenso sueño instantáneo, el paisaje de arena se me torna blanco, frío en su ardor, como fósil espectral.
Están los jarales bajos constelados de sus grandes flores vagas, rosas de humo, de gasa, de papel de seda, con las cuatro lágrimas de carmín; y una calina que asfixia, enyesa los pinos chatos. Un pájaro nunca visto, amarillo con lunares negros, se eterniza, mudo, en una rama.
Los guardas de los huertos suenan el latón para asustar a los rabúos, que vienen, en grandes bandos celestes, por naranjas... Cuando llegamos a la sombra del nogal grande rajo dos sandías, que abren su escarcha grana y rosa en un largo crujido fresco. Yo me como la mía lentamente, oyendo, a lo lejos, las vísperas del pueblo. Platero se bebe la carne de azúcar de la suya como si fuese agua.

Platero y yo.


Juan Ramón Jiménez



.