sábado, 11 de septiembre de 2010

Eso que hemos perdido


Eso que hemos perdido
que no sea una herida
en nuestro bosque a medias.
Claro que echo de menos
lluvias de flores blancas
el sudor estepario
y la huída al abismo
claro que tengo a veces
la película entera
rompiéndome la boca
y un sentimiento ajeno
se me instala y me llena
de algo casi olvidado.
Pero es cada vez menos.
Somos dura corteza
de árboles incontables.


.

24 comentarios:

  1. El paso del tiempo, la supervivencia, las defensas de la mente contra el dolor, todo eso hace que las herdidas no duelan eternamente. Tú lo has dicho de una forma muy especial.

    Un abrazo.

    Marpin y La Rana

    ResponderEliminar
  2. Son increíbles todas las formas que tenemos de autodefensa. La pena es que nos obliguen a utilizarlas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Eso que hemos perdido ya nunca va a perderse.
    Lo guardas tan adentro que no puede escaparse.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Dura ha de ser la corteza. Y firmes las cicatrices. No todo está perdido, sin embargo.

    ResponderEliminar
  5. Yo también creo que somos dura corteza, pero ya sabes que sobre la corteza se escribe y se dibujan corazones atravesados por flechas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Devoro los momentos como esta para saciarme de tu poesía..


    Que tengas un fin de semana excelente... Son mis mejores deseos…


    Un abrazo…
    Saludos fraternos....

    ResponderEliminar
  8. Pues yo creo que somos pura savia y un corazón de árbol tierno. La corteza sólo es un modo de protegerse de lo de fuera. Pero nuestra parte más tierna sigue dentro
    y es en ella en la que crecemos y nacen poemas como este.
    Precioso,pestañica, cada vez me gusta más este elixir.....
    besos

    ResponderEliminar
  9. Has sabido bordar con una sutileza exquisita los recuerdos, esos que hieren cada día menos, gracias al paso del tiempo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Cuando los corazones, no solo la corteza, se endurecen, ya nada tiene continuidad. Todo se acaba. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Hasta la corteza se pierde querida Sara.

    Bonito poema.

    ResponderEliminar
  12. Está bien que sea cada vez menos, y que la corteza dura, pero que quede siempre un pequeño resquicio para la savia, si no, algo habrá fallado.
    Precioso este poema,
    beso

    ResponderEliminar
  13. Marpin y la Rana,
    nada dura eternamente. Nada.

    Manolo,
    por eso vivimos y supervivimos, porq nos sabemos defender.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  14. Antifaz,
    sí q se ha perdido. Aunq quede el recuerdo, eso no basta.

    Jose,
    por fortuna, no todo se ha perdido. En este juego todo va y viene, hoy pierdo esto y mañana gano lo otro... Pero este hecho no evita la formación de la corteza, porq tanta ausencia, si no, sería demasiado.

    Abrazos a los dos.

    ResponderEliminar
  15. Alfaro,
    toda corteza q se precie ha de tener grabado, al menos, un corazón con dos iniciales y una fecha. Y las sucesivas marcas del crecimiento de un niño. Esas son las marcas q de verdad importan.

    Adolfo,
    qué amable eres siempre... Buena semana para ti.

    Besicos a ambos.

    ResponderEliminar
  16. Anatxu,
    el árbol ha necesitado mucha savia para fabricarse su corteza. Y sí, somos todo eso q dices, árboles de corazón tierno queriendo crecer para tocar el sol.

    Carmela,
    algo bueno tendría q tener ese paso del tiempo, verdad?

    Un beso fuerte a ambas.

    ResponderEliminar
  17. JotaEfe,
    y cómo distingues si se ha endurecido el corazón, o sólo la corteza?

    Carmen,
    es cierto: hasta la corteza se pierde. Y en algunos árboles, es lo mejor de ellos. Nada nos proteje eternamente.

    Muchos besicos.

    ResponderEliminar
  18. Sujari, la savia está, es la vida del árbol. La corteza preserva esa vida. O eso pensamos algunos árboles cabezudos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. La vida es un camino en el que siempre vamos encontrando y perdiendo "cosas"...

    Asi es la vida, asi de sencilla y dura...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  20. Tienes razón, Antiqva. Así es la vida.

    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  21. Ledeska, muchas gracias. Bienvenida, estás en tu casa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Eso que hemos perdido, deja imborrables cicatrices en el tronco.
    Me han gustado tus palabras y la imagen con que las adornas.

    Las fotografías de Alcalá de Henares en el márgen de tu blog han sido una sorpresa agradable.
    Yo soy alcalaína.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Gracias, Tesa. Tengo en Alcalá mucha gente q amo y los que más quiero también están allí. Han sido muchos años, una parte imborrable de mi vida, al cobijo de sus soportales y de sus nidos de cigüeñas. Siempre q puedo, me escapo a Alcalá y es volver a casa.

    Un besico.

    ResponderEliminar