jueves, 20 de julio de 2017

Bienvenido


Has decidido llegar hoy, con la luz del sol, con el trigo del verano.
Tu primer llanto me ha llegado en un mensaje de voz (bendita tecnología) y me ha emocionado hasta las lágrimas.
Algún día te describiré, si soy capaz, la cara y la sonrisa de tu hermana al oírte llorar y al ver tu imagen por vez primera. Porque eso es también un regalo. Tú eres un regalo. Ella es un regalo. Su mirada llena de luz viendo esa primera foto tuya. La dulce simplicidad de su día de hoy, diferente solo en que yo la fui a buscar al cole y se quedará en mi casa y dormiremos en la terraza como dos murciélagas felices.
Eres la pieza que encaja en mi puzle, el verso imprescindible de un soneto, el rastro que voy dejando. Eres tan pequeño, tan nuevo, tan frágil y a la vez tan grande…
Bienvenido al mundo.
Bienvenido a mi mundo.

Gracias por hacerme eterna.

2 comentarios:

  1. ¿El segundo?
    ¡Felicitaciones!
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. El segundo, si. Muchas gracias, Genin.
    Besicos.

    ResponderEliminar