jueves, 9 de marzo de 2017

La balada de Boulevard man

(Foto de Teresa Salvador)



Si vinieras a mis ojos podrías nadar todos los días.
En el mar, claro. Es lo que hay en los ojos de un...
Un mar precioso con veleros tan blancos 
y gaviotas tan altas y nubes, tantas nubes.
Te asomarías por mi córnea a ver pasar
los trenes.
Sembrarías geranios. Uno en cada pestaña.
Tenderías las bragas, la ropa del trabajo, los calcetines.
Porque a veces te lloro. Y así termina tanto amor. Derramado por el suelo.

Billy MacGregor

2 comentarios: