lunes, 7 de marzo de 2011

Complejo de inferioridad


si yo supiera
decirte
cómo es el mundo
si pudiera por fin aprender algo
o si comprendiera un par de cosas
y no estos disparates:
cocinarte un flan con caramelos borrachos
por ejemplo.
si al menos tuviera un tigre de verdad
exótico tras la puerta
y te enseñara la jungla que tiene un corazón
de tigre
o me pareciera a miss universo por un rato.
si tuviera algo interesante original
que darte
y no fuera
tan terca
tan pacífica
que no me atrevo a violarte detrás de una palabra.
si fuera sorprendente
y no rara ave del mundo
con mis gustos desordenados
si yo no fuera así
con mis catarros y mis averías
y esta manera absurda de volcarme
mi taza de café hecha a presión
y el pitusa viejísimo desteñido
si no corriera descalza por los cráteres
ante los gritos de peligro.
si pudiera lavar en una tinta la memoria
y resucitar invicta de las fiebres.
si en todos los desiertos del cerebro
guardara sólo lo probable
y no robara las imaginaciones.
si fuera certeramente lógica y precisa
y me atreviera a calcular científicamente
la cantidad de amores que me caben.
entonces
sería un ser pefecto
irreprochable.

Reina María Rodríguez


.

10 comentarios:

  1. Haber quien es el guapo o la guapa que es capaz de calcular la cantidad de amores que le caben...
    Salud y besitos

    ResponderEliminar
  2. lindo poema..

    yo creo q todas/os nos sentimos asi en algun momento..

    ResponderEliminar
  3. Afortunadamente, nadie es perfecto. Ese complejo de inferioridad, todos lo hemos vivido sin darnos cuenta que en muchos otros aspectos somos verdaderos maestros. Lo importante siempre es el equilibrio entre los dos estados. Conformarse y orgullecerse de lo que somos cada uno.

    Aprovecho hoy para felicitarte no por el día de la mujer trabajadora, sino simplemente por ser mujer. Mi admiración hacia todas vosotras.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ante la majestuosa pulcritud de tu presencia

    Confieso que soy el cielo
    El sol,
    Las nubes amamantando el tiempo

    Confieso que las estrellas
    Las dibuje con mis sueños
    Iluminando el firmamento de mis sentimientos

    Que tus cabellos
    Los acaricie palpitando mis deseos,
    Y que tu cuerpo
    Lo transite coloreando mis pasiones
    Elocuentes del que ama

    Confieso que no soy nada
    Ni nadie en este mundo
    Ante la majestuosa pulcritud de tu presencia
    Mujer,
    No soy el que confisca tus besos
    Ni el que marchita tu alma
    En añicos de penas,
    Soy,
    El que respeta tu nombre
    Pintado
    En el firmamento beso del te quiero

    Confieso
    Que soy
    El que emancipa la palabra
    Convirtiéndola en caricia mutilada de ternura,
    Mujer
    Eres
    Luz
    Embarazo creador de lo eterno
    De lo infinito
    Mezclado con el esperma
    Quietud erótica de mi cuerpo
    Ante la belleza emblemática de tu movimiento
    Vida

    Adolfo Payés.


    Con todo mi respeto y admiración a la Mujer para estas fechas del mes de Marzo..


    Un abrazo
    Saludos fraternos...

    ResponderEliminar
  5. SI supieramos todas esas cosas se perderái la magia de descubrir el mundo.
    Hasta el infinito y más allá

    ResponderEliminar
  6. Genin,
    nadie puede hacer eso. O yo creo q no, pero las mates nunca fueron mi fuerte...

    Mi mundo de cristal,
    yo sí. También me gustaría ser certeramente lógica y precisa. Pero es como imposible.

    Besicos a los dos.

    ResponderEliminar
  7. Luismi,
    gracias por eso q dices de las mujeres.

    Adolfo,
    precioso tu poema. Gracias también.

    Besicos.

    ResponderEliminar
  8. Masakoy,
    a veces, descubrir el mundo y algunas de sus peculiaridades tiene poca magia. Pero hay q asumir el riesgo, verdad?

    María Cristina,
    gracias por la visita.

    Be,
    bienvenida, estás en tu casa.

    Besos para los tres.

    ResponderEliminar