viernes, 4 de febrero de 2011


Me niego a ser poseída
por palabras, por jaulas,
por geometrías abyectas.
Me niego a ser
encasillada,
rota,
absorbida.
Sólo yo sé como destruirme,
cómo golpear mi cabeza
contra la cabeza del cielo,
cómo cortar mis manos y sentirlas de noche
creciéndome hacia adentro.
Me niego a recibir esta muerte,
este dolor,
estos planes tramados, inconmovibles.
Sólo yo conozco el dolor
que lleva mi nombre
y sólo yo conozco la casa de mi muerte.



Susana Thénon


.

14 comentarios:

  1. Ufff... Llegan a doler esas palabras, tienen la verdad en sus entrañas. Besos y mordiscos.

    ResponderEliminar
  2. Si, solo cada uno de nosotros lo conoce...
    Salud y besitos

    ResponderEliminar
  3. Pestañica...estoy con Miguel...cada palabra de este poema, duele..
    y duele de tal forma que se hace parte de la casa de cualquier muerte, sea tuya o sea mia.
    Un beso y de nuevo gracias por descubrirnos poemas "tan" como este...eres una caja de sorpresas y yo una niña buscando tesoros.
    ;)

    ResponderEliminar
  4. Sin duda una gran actitud de rebeldía.
    Y una heróica soledad.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Sara!! Paso a dejarte un beso, me ha gustado saber de ti.

    Isabel

    ResponderEliminar
  6. Ay,querida Sara gracias por asomarte a mi ventana, no me olvido de tu elixir, aunque sea para olvidar...¡¡Cómo lo voy a olvidar! Cuando se viene a beber un poco de él,te vas embriagada de sentimientos y de memoria qué no olvido....
    Besicos.

    ResponderEliminar
  7. Miguel,
    por qué la verdad dolerá tanto?

    Genin,
    es cierto: está en lo más íntimo de cada uno.

    Anatxu,
    duele y a la vez es un gozoso acto de autoafirmación, por eso me gusta.

    Doctor,
    totalmente de acuerdo contigo.

    Fernando,
    nunca. Y si ocurre, por eso de ser humanos y débiles, es obligatorio levantar la cabeza y el corazón y volver a la pelea.

    Isabel,
    me alegro mucho de verte por aquí. :)

    Cabopá,
    siempre q tengo tiempo me asomo por las casas de mis amigos, aunq no siempre comente. Gracias por venir.

    Muchos besos para cada uno de vosotros.

    ResponderEliminar
  8. Sara, puede qué sea duro y estremecedor, pero ante la muerte solo cabe la valentía de hacerle frente con las armas de nuestra autenticidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Precioso. Un abrazo de domingo. Marpin y La Rana

    ResponderEliminar
  10. Mateo,
    así es. En realidad, caben otras posturas, pero la del enfrentamiento sereno y valiente es mi preferida.

    Marpin y la Rana,
    pues os mando un abrazo de jueves. :)

    Dominus,
    bienvenido. Celebro q te guste.

    Besicos para los tres.

    ResponderEliminar
  11. Ay, cuanto desgarro....

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  12. Cuánto desgarro y cuánta fuerza...
    Un besico, amigo.

    ResponderEliminar