domingo, 31 de julio de 2016

...


sábado, 30 de julio de 2016

...


martes, 26 de julio de 2016

...


domingo, 24 de julio de 2016

Me espera el mar



Me espera el mar, lo sé,
no se me olvida.
Por la noche yo siento la mirada
de docenas de estrellas
que allá arriba
me vigilan con luz en su sonrisa.
Un día de calor
tras otro día.
El verano desgrana sus minutos
y la noche se llena
de maullidos
como un coro de niños solitarios.
Me espera el mar,
yo iré en cuanto pueda.
Está oscuro, el sol se ha desmayado.
La pálida belleza de la luna
reina ya
sobre los negros campos.
Me voy a descansar
y entre mis manos
duerme un hada
brillante y diminuta.

Sara Royo


sábado, 23 de julio de 2016

martes, 19 de julio de 2016

...


domingo, 17 de julio de 2016

Tengo un sueño



Tengo un sueño, un solo
sueño, seguir soñando.
Soñar con la libertad, soñar
con la justicia, soñar con la
igualdad  y ojalá ya no
tuviera necesidad de soñarlas.
Soñar con mis hijos, grandes,
sanos, felices, volando
con sus alas,
sin olvidar nunca el nido.
Soñar con el amor, con
amar y ser amado,
dando todo sin medirlo,
recibiendo todo sin pedirlo.
Soñar con la paz en el mundo,
en mi país, en mi mismo,
y quién sabe cuál es
más difícil de alcanzar.
Soñar que mis cabellos
que ralean y se blanquean
no impidan que mi mente
y mi corazón sigan jóvenes,
y se animen a la aventura de
seguir siendo niños y conserven
la capacidad de jugar.
Soñar que tendré la fuerza,
la voluntad y el coraje
para ayudar a concretar mis
sueños en lugar de pedir
milagros que no merecería.
Soñar que cuando llegue
el final podré decir
que viví soñando y que
mi vida fue un sueño soñado
en una larga y plácida noche
de la eternidad.
Martin Luther King

sábado, 16 de julio de 2016

Volver




Porque lo nuestro, con sus mases y sus menos y sus peces y su pan
no crece en los frutales,
no se vende en botica 
ni ocurre sino aquí, en este abrazo.
Se labra como la tierra.
Se faena como el mar.
A las duras y maduras y a la cebolla y el pan.
Batallando Trafalgares.
Follando mal y poquito los sábados por la tarde.
Muriendo a final de mes.
Rezando lo que sabemos para empezar otra vez
desde un millón doscientos cuatro grados bajo cero,
desde el mismo vientre que Jonás.
Porque te sí.
Porque tú me.
Porque To Be o no To Be ya no me importa
desde que nos diagnosticaron
mal de amores, ay-ay-ay-ay-,
hasta que sólo la muerte nos separe.


Billy MacGregor



jueves, 14 de julio de 2016

Cosas que merecen la pena

(Foto de Teresa Salvador)





Cosas que merecen la pena. O, mejor aún: la alegría.
A saber:
El mar, una noche de verano durmiendo en la terraza, el olor de la tierra mojada, del café recién hecho y del césped cortado. Mi peke, cantando en inglés. Mirarte al espejo y pensar: joder, estás guapa. Un whatsapp de alguien que te hace reír. Una propuesta inesperada para ir al cine de verano. Pensar en tus hijos y sonreír. Que tu vieja orquídea florezca este año, otra vez. Nuevos amigos. Los amigos de siempre. Proyectos de hacer cosas en casa. Trabajo para realizar esos proyectos. Un café con leche condensada y hielo a media tarde. Beber sandía. Que le digas a una amiga que tienes monazo de mar y te ofrezca, de corazón, la llave de su casa de Calpe. El manojo de lavanda, robada con alevosía, secándose en la repisa de la chimenea. Sanar, sin prisa y sin pausa, cada una de las heridas. Aprender a caminar despacito. Una tormenta. Saludar a ese perrico del parque, sabiendo que siempre voy a tener mas feeling con un animal que con muchas personas. Ese abrazo q le doy a Mister cada vez que me lo pide, y ronronear casi como él. Isabel María que canta el elefante que se balanceaba. Elvira y yo, contándonos los novios. 
Y un millón más de cosas. Cuánto que agradecer.

miércoles, 13 de julio de 2016

...


domingo, 10 de julio de 2016

Sin daños a terceros






Justamente ahora
irrumpes en mi vida,
con tu cuerpo exacto y ojos de asesina.
Tarde como siempre,
nos llega la fortuna.
Tu ibas con él,
yo iba con ella,
jugando a ser felices por desesperados,
por no aguardar los sueños,
por miedo a quedar solos.
Pero llegamos tarde,
te vi y me viste,
nos reconocimos enseguida,
pero tarde.
maldita sea la hora
que encontré lo que soñé,
tarde.
Tanto soñarte y extrañarte sin tenerte,
tanto inventarte,
tanto buscarte por las calles como un loco,
sin encontrarte.
y ahí va uno de tonto;
por desesperado,
confundiendo amor con compañía.
Y ese miedo idiota de verte viejo y sin pareja,
te hace escoger con la cabeza lo que es del corazón.
Y no tengo nada contra ellos,
la rabia es contra el tiempo
por ponerte junto a mí,
tarde.
Ganas de huir;
de no verte ni la sombra,
de pensar que esto fue un sueño o una pesadilla,
que nunca apareciste,
que nunca has existido.
Ganas de besarte,
de coincidir contigo.
de acercarme un poco,
y amarrarte en un abrazo,
de mirarte a los ojos
y decirte bienvenida.
Pero llegamos tarde.
te vi y me viste,
nos reconocimos en seguida,
pero tarde.
Quizás en otras vidas,
quizás en otras muertes.
Que ganas de rozarte,
que ganas de tocarte,
de acercarme a ti y golpearte con un beso,
de fugarnos para siempre,
sin daños a terceros.
Ricardo Arjona

sábado, 9 de julio de 2016

...


viernes, 8 de julio de 2016

Verano

(Foto de Pedro Sabalete)



Este verano ha empezado fuerte, distinto, ocupado, repleto.
Con montones de cosas que hacer. Con el tiempo lleno desde que el día se ilumina. Con gente que cuidar, que mimar.
Claro que hay momentos agridulces.  Claro que, a veces, una sombra oscura me cruza las cejas y me desbordo por los ojos con unas palabras o una melodía.
Pero estos momentos son muy pocos.
Respiro mi vida. Esta vida que tengo y agradezco con alegría. Si miro hacia atrás (y lo hago poco) no puedo si no estar contenta con todo lo que me ha regalado Dios, el Universo, o como queráis llamarlo.
Duermo como un tronco, a pesar del calor. Y sin pastillas, desde hace meses. Se me ha curado algo que debía dolerme mucho, aunque yo no lo dejara manifestarse.
He decidido ser feliz. 
Y, a fe mía, que lo estoy consiguiendo.

jueves, 7 de julio de 2016

Sobrevivir

(Foto de Teresa Salvador)




Asomarte a la calle. Encender un cigarro.
Y mandar todo esto, lo más cerca, a la mierda.
Son momentos concretos.
Y luego en el buzón
encuentras una carta
del banco que muy amablemente
te recuerda que tienes
que pagar el impuesto de un amor olvidado.
Pero entonces -y antes
de destrozarlo todo-
imagina que alguien
tal vez en ese instante
te recuerde y sonría.
Tampoco es tan difícil sobrevivir al mundo.


Rodolfo Serrano

martes, 5 de julio de 2016

...



Le pusimos al osito de peluche bajo el sobaquillo una pintura plasti decor. Amarilla.
Ella, muy seria, retiró la pintura y la miró. 
Treinta y seis, dijo.
Se dirigió a mi: Qué le parece, doctora yaya?
Yo no sabía si  seguir con la revisión del hospitalillo de muñecos acostados en los cojines, o comérmela a besos.

domingo, 3 de julio de 2016

Aprenderás



Después de algún tiempo aprenderás la diferencia entre dar la mano y socorrer a un alma, y aprenderás que amar no significa apoyarse, y que compañía no siempre significa seguridad.
Comenzarás a aprender que los besos no son contratos, ni regalos, ni promesas….
Comenzarás a aceptar tus derrotas con la cabeza erguida y la mirada al frente, con la gracia de un niño y no con la tristeza de un adulto , y aprenderás a construir hoy todos tus caminos, porque el terreno de mañana es incierto para los proyectos y el futuro tiene la costumbre de caer en el vacío.
Después de un tiempo aprenderás que el sol quema si te expones demasiado.
Aceptarás incluso que las personas buenas podrían herirte alguna vez y necesitarás perdonarlas.
Aprenderás que hablar puede aliviar los dolores del alma… descubrirás que lleva años construir confianza y apenas unos segundos destruirla , y que tu también podrás hacer cosas de las que te arrepentirás el resto de la vida.
Aprenderás que las nuevas amistades continúan creciendo a pesar de las distancias, y que no importa que es lo que tienes, sino a quien tienes en la vida, y que los buenos amigos son la familia que nos permitimos elegir.
Aprenderás que no tenemos que cambiar de amigos si estamos dispuestos a aceptar que los amigos cambian.
Te darás cuenta que puedes pasar buenos momentos con tu mejor amigo haciendo cualquier cosa o simplemente nada, solo por el placer de disfrutar su compañía.
Descubrirás que muchas veces tomamos a la ligera a las personas que más nos importan y por eso siempre debemos decir a esas personas que las amamos, porque nunca estaremos seguros de cuando será la ultima vez que las veamos.
Aprenderás que las circunstancias y el ambiente que nos rodea tienen influencia sobre nosotros, pero nosotros somos los únicos responsables de lo que hacemos.
Comenzarás a aprender que no nos debemos comparar con los demás, salvo cuando queramos imitarlos para mejorar.
Descubrirás que se lleva mucho tiempo para llegar a ser la persona que quieres ser, y que el tiempo es corto.
Aprenderás que no importa a donde llegaste, sino a donde te diriges ,y si no lo sabes cualquier lugar es bueno…
Aprenderás que si no controlas tus actos ellos te controlarán, y que ser flexible no significa ser débil o no tener personalidad, porque no importa cuan delicada y frágil sea una situación: siempre existen dos lados.
Aprenderás que los héroes son las personas que hicieron lo que era necesario, enfrentando las consecuencias…
Aprenderás que la paciencia requiere mucha práctica.
Descubrirás que algunas veces, la persona que esperas que te patee cuando te caes, tal vez sea una de las pocas que te ayuden a levantarte. Madurar tiene más que ver con lo que has aprendido de las experiencias que con los años vividos.
Aprenderás que hay mucho más de tus padres en ti de lo que supones.
Aprenderás que nunca se debe decir a un niño que sus sueños son tonterías, porque pocas cosas son tan humillantes, y sería una tragedia si lo creyese porque le estarías quitando la esperanza.
Aprenderás que cuando sientes rabia, tienes derecho a tenerla, pero eso no te da el derecho de ser cruel.
Descubrirás que solo porque alguien no te ama de la forma que quieres, no significa que no te ame con todo lo que puede, porque hay personas que nos aman pero que no saben como demostrarlo… No siempre es suficiente ser perdonado por alguien, algunas veces tendrás que aprender a perdonarte a ti mismo.
Aprenderás que con la misma severidad con que juzgas, también serás juzgado, y en algún momento condenado.
Aprenderás que no importa en cuantos pedazos tu corazón se partió, el mundo no se detiene para que lo arregles.
Aprenderás que el tiempo no es algo que pueda volver hacia atrás, por lo tanto, debes cultivar tu propio jardín y decorar tu alma, en vez de esperar que alguien te traiga flores.
Entonces, y solo entonces, sabrás realmente lo que puedes soportar; que eres un ser fuerte y que podrás ir mucho más lejos de lo que pensabas cuando creías que no se podía más.
¡Realmente la vida vale cuando tienes el valor de enfrentarla!

William Shakespeare

viernes, 1 de julio de 2016

Las 7 palabras mágicas

(Foto de Teresa Salvador)


MUÉVETE
Mueve tu casa, tu cama, tu cuerpo.
Camina, sal por las montañas, sal de la rutina del trabajo, las relaciones y los patrones de vida. Cambia tu perspectiva. Acércate a aquellas personas con las que puedas ser auténtico y nutran tus sueños más locos. No necesitas mover montañas, trasladar una pequeña piedra puede hacer maravillas.
TOCA
Toca las partes que Amas de tu cuerpo.
Da abrazos en la panadería, en el parque, en las puertas de toda la ciudad. Besa a la gente en la mejilla. Acaricia a tu gato o tu perro un poco más. Saborea la sensación de un pañuelo de seda, de una pieza de madera, de las diferentes texturas. El musgo, las cortezas, las rocas y el agua. Mientras más lo hagas te sentirás más a gusto con el placer de tocar.
ESCUCHA
Siéntate en silencio y observa cuanto hay allí para ser escuchado.
Escucha a la gente, lo que realmente están diciendo. Escucha hasta la última nota de cada canción. Escucha tu voz interna, esa que solo escuchas cuando la confusión de cada día disminuye. Oye el susurro de las hojas, el llamado de las ranas, el crujido de la madera ardiendo en tu chimenea. Escucha con tu corazón y siempre escucha aquello que nunca es hablado.
SIENTE
El dolor, experimenta el gozo, hasta que sientas que vas a evaporarte. Permítete reír hasta que te duela, siente el amor desde lo más profundo de tu corazón. Ríndete a la sensualidad de la vida. Enójate y expresa tu furia, si es el caso, pero hazlo a solas. Si no sientes de verdad, no estás vivo.
CONFÍA
Tu sabes lo que necesitas saber. Detén tus dudas. Aquella cosquilla interna es tu más alta verdad y ella te servirá del mejor modo. Te arrepientes cuando desconoces o niegas tu intuición. Ten esto en cuenta: Finalmente, tú y sólo tú sabes lo que es mejor para ti. Si consumes, sin darte cuenta, todo tu día pintando, eso es lo que debes hacer. Si te encanta caminar al lado del océano, encuentra la forma de llegar allí. Si no confías completamente en ti, te conviertes en moho.
REÚNETE
Con los hombres y mujeres que Amas.
Toma el té acompañado, camina en compañía por el bosque, conversa y habla, lee en voz alta para otros.Celebra que tu cabello, tu piel, tu cuerpo y tus historias son diferentes a las de los otros y a su vez son completamente parecidas. Cocina y come en compañía.
RECIBE
Por una vez, deja de dar y dar y dar a todos menos a ti mismo.
Acepta los cumplidos con gracia. La voz que necesitas oír, el abrazo, ese momento para conversar, la comida en tu mesa, el dinero que necesitas, siempre serán suministrados. Ábrete a recibir, abre tus manos para que sean llenadas con abundancia. Recibe todas las cosas buenas que mereces y recuerda mostrar gratitud por tu vida.

Walt Disney